¿Necesitas un cerrajero de urgencia?

¡Contrátanos, somos profesionales!

Estamos Ubicados En Calle La Exaltación de Baco, bloque 5, Sevilla.

¿Tienes alguna duda o consulta sobre nuestros servicios?

¡Escríbenos, te contactaremos a la brevedad!

eyJpZCI6IjExIiwibGFiZWwiOiJmb3JtdWxhcmlvIiwiYWN0aXZlIjoiMSIsIm9yaWdpbmFsX2lkIjoiNCIsInVuaXF1ZV9pZCI6InZibjIzYSIsInBhcmFtcyI6eyJlbmFibGVGb3JNZW1iZXJzaGlwIjoiMCIsInRwbCI6eyJ3aWR0aCI6IjEwMCIsIndpZHRoX21lYXN1cmUiOiIlIiwiYmdfdHlwZV8wIjoibm9uZSIsImJnX2ltZ18wIjoiIiwiYmdfY29sb3JfMCI6IiNjZGNkY2QiLCJiZ190eXBlXzEiOiJjb2xvciIsImJnX2ltZ18xIjoiIiwiYmdfY29sb3JfMSI6IiNjZGNkY2QiLCJiZ190eXBlXzIiOiJjb2xvciIsImJnX2ltZ18yIjoiIiwiYmdfY29sb3JfMiI6IiMyZDVjODgiLCJiZ190eXBlXzMiOiJjb2xvciIsImJnX2ltZ18zIjoiIiwiYmdfY29sb3JfMyI6IiNmZjgwN2MiLCJmaWVsZF9lcnJvcl9pbnZhbGlkIjoiIiwiZm9ybV9zZW50X21zZyI6IlRoYW5rIHlvdSBmb3IgY29udGFjdGluZyB1cyEiLCJmb3JtX3NlbnRfbXNnX2NvbG9yIjoiIzRhZThlYSIsImhpZGVfb25fc3VibWl0IjoiMSIsInJlZGlyZWN0X29uX3N1Ym1pdCI6IiIsInRlc3RfZW1haWwiOiJvc3dhbGRvY292YWNvdmFAZ21haWwuY29tIiwic2F2ZV9jb250YWN0cyI6IjEiLCJleHBfZGVsaW0iOiI7IiwiZmJfY29udmVydF9iYXNlIjoiIiwiZmllbGRfd3JhcHBlciI6IjxkaXYgW2ZpZWxkX3NoZWxsX2NsYXNzZXNdIFtmaWVsZF9zaGVsbF9zdHlsZXNdPltmaWVsZF08XC9kaXY+In0sImZpZWxkcyI6W3siYnNfY2xhc3NfaWQiOiIxMiIsIm5hbWUiOiJmaXJzdF9uYW1lIiwibGFiZWwiOiIiLCJwbGFjZWhvbGRlciI6Ik5vbWJyZSIsInZhbHVlIjoiIiwidmFsdWVfcHJlc2V0IjoiIiwiaHRtbCI6InRleHQiLCJtYW5kYXRvcnkiOiIxIiwibWluX3NpemUiOiIiLCJtYXhfc2l6ZSI6IiIsImFkZF9jbGFzc2VzIjoiIiwiYWRkX3N0eWxlcyI6IiIsImFkZF9hdHRyIjoiIiwidm5fb25seV9udW1iZXIiOiIwIiwidm5fb25seV9sZXR0ZXJzIjoiMCIsInZuX3BhdHRlcm4iOiIwIiwidm5fZXF1YWwiOiIiLCJpY29uX2NsYXNzIjoiIiwiaWNvbl9zaXplIjoiIiwiaWNvbl9jb2xvciI6IiIsInRlcm1zIjoiIn0seyJic19jbGFzc19pZCI6IjEyIiwibmFtZSI6InRlbCIsImxhYmVsIjoiIiwicGxhY2Vob2xkZXIiOiJUZWxcdTAwZTlmb25vIiwidmFsdWUiOiIiLCJ2YWx1ZV9wcmVzZXQiOiIiLCJodG1sIjoidGV4dCIsIm1hbmRhdG9yeSI6IjEiLCJtaW5fc2l6ZSI6IiIsIm1heF9zaXplIjoiIiwiYWRkX2NsYXNzZXMiOiIiLCJhZGRfc3R5bGVzIjoiIiwiYWRkX2F0dHIiOiIiLCJ2bl9vbmx5X251bWJlciI6IjAiLCJ2bl9vbmx5X2xldHRlcnMiOiIwIiwidm5fcGF0dGVybiI6IiIsInZuX2VxdWFsIjoiIiwiaWNvbl9jbGFzcyI6IiIsImljb25fc2l6ZSI6IiIsImljb25fY29sb3IiOiIiLCJ0ZXJtcyI6IiJ9LHsiYnNfY2xhc3NfaWQiOiIxMiIsIm5hbWUiOiJlbWFpbCIsImxhYmVsIjoiIiwicGxhY2Vob2xkZXIiOiJFbWFpbCIsInZhbHVlIjoiIiwidmFsdWVfcHJlc2V0IjoiIiwiaHRtbCI6ImVtYWlsIiwibWFuZGF0b3J5IjoiMSIsIm1pbl9zaXplIjoiIiwibWF4X3NpemUiOiIiLCJhZGRfY2xhc3NlcyI6IiIsImFkZF9zdHlsZXMiOiIiLCJhZGRfYXR0ciI6IiIsInZuX29ubHlfbnVtYmVyIjoiMCIsInZuX29ubHlfbGV0dGVycyI6IjAiLCJ2bl9wYXR0ZXJuIjoiMCIsInZuX2VxdWFsIjoiIiwiaWNvbl9jbGFzcyI6IiIsImljb25fc2l6ZSI6IiIsImljb25fY29sb3IiOiIiLCJ0ZXJtcyI6IiJ9LHsiYnNfY2xhc3NfaWQiOiIxMiIsIm5hbWUiOiJtZXNzYWdlIiwibGFiZWwiOiIiLCJwbGFjZWhvbGRlciI6Ik1lbnNhamUiLCJ2YWx1ZSI6IiIsInZhbHVlX3ByZXNldCI6IiIsImh0bWwiOiJ0ZXh0YXJlYSIsIm1hbmRhdG9yeSI6IjEiLCJtaW5fc2l6ZSI6IiIsIm1heF9zaXplIjoiIiwiYWRkX2NsYXNzZXMiOiIiLCJhZGRfc3R5bGVzIjoiIiwiYWRkX2F0dHIiOiIiLCJ2bl9vbmx5X251bWJlciI6IjAiLCJ2bl9vbmx5X2xldHRlcnMiOiIwIiwidm5fcGF0dGVybiI6IjAiLCJ2bl9lcXVhbCI6IiIsImljb25fY2xhc3MiOiIiLCJpY29uX3NpemUiOiIiLCJpY29uX2NvbG9yIjoiIiwidGVybXMiOiIifSx7ImJzX2NsYXNzX2lkIjoiMTIiLCJuYW1lIjoic2VuZCIsImxhYmVsIjoiRW52aWFyIiwiaHRtbCI6InN1Ym1pdCIsImFkZF9jbGFzc2VzIjoiIiwiYWRkX3N0eWxlcyI6IiIsImFkZF9hdHRyIjoiIiwiaWNvbl9jbGFzcyI6IiIsImljb25fc2l6ZSI6IiIsImljb25fY29sb3IiOiIiLCJ0ZXJtcyI6IiJ9XSwib3B0c19hdHRycyI6eyJiZ19udW1iZXIiOiI0In19LCJpbWdfcHJldmlldyI6InNpbXBsZS13aGl0ZS5wbmciLCJ2aWV3cyI6IjM3ODYiLCJ1bmlxdWVfdmlld3MiOiIyNzgwIiwiYWN0aW9ucyI6IjE2Iiwic29ydF9vcmRlciI6IjQiLCJpc19wcm8iOiIwIiwiYWJfaWQiOiIwIiwiZGF0ZV9jcmVhdGVkIjoiMjAxNi0wNS0wMyAxNTowMTowMyIsImltZ19wcmV2aWV3X3VybCI6Imh0dHBzOlwvXC9zdXBzeXN0aWMtNDJkNy5reGNkbi5jb21cL19hc3NldHNcL2Zvcm1zXC9pbWdcL3ByZXZpZXdcL3NpbXBsZS13aGl0ZS5wbmciLCJ2aWV3X2lkIjoiMTFfODMzNjk4Iiwidmlld19odG1sX2lkIjoiY3NwRm9ybVNoZWxsXzExXzgzMzY5OCIsImNvbm5lY3RfaGFzaCI6IjE4ZTBkZjRmY2E0ZjAzMzExNTViMzhmMjdlNjc5ODc1In0=

Cómo abrir una puerta de trastero sin llave

Cómo abrir una puerta de trastero sin llave

La mayoría de las personas tenemos la tendencia a preservar y a acumular cosas a lo largo de nuestras vidas.  Algunos de estos objetos materiales solo poseen algún valor simbólico, o nos traen buenos recuerdos de etapas importantes de nuestras vidas.

Otras veces tenemos en nuestras casas objetos decorativos, prendas de vestir y herramientas, que solo podemos usar o lucir en determinadas ocasiones. Por lo que pasan casi todo el año estorbando en casa. ¿Y adonde van todas estas cosas? Al trastero.

Y es que la necesidad de preservar y atesorar cosas, junto con el tamaño reducido de la mayoría de los hogares y departamentos en las ciudades, convierte a los trasteros en una necesidad.

Estos espacios son extensiones de nuestro hogar, pero que se encuentran fuera de los mismos. Esto implica una pérdida de control y de visibilidad que se debe compensar con seguridad para proteger el contenido de estos espacios.

La poca frecuencia con la que accedemos a estos espacios también implica que es más probable que extraviemos las llaves de las cerraduras de los trasteros. Cuando eso ocurre, puede resultar necesario llamar a un especialista en cerrajería, para que intente abrir la puerta de nuestro trastero sin la llave.

¿Qué es un trastero?

Se llama trasto a cualquier mueble o utensilio de una casa, y en particular a aquellos que han dejado de usarse o se usan muy ocasionalmente.

Algunos objetos que consideramos trastos son, los adornos navideños, la ropa de temporadas, los juguetes de los niños y algunos artículos de camping o de playa. También es común colocar en el trastero los materiales de construcción sobrantes y las máquinas de ejercicio que no usamos.

Aunque en las casas se puede habilitar una habitación como trastero, en la mayoría de los departamentos existen áreas habilitadas dentro de los espacios comunes para este fin.

Por otro lado, más recientemente, se ha hecho popular que empresas ofrezcan espacios especialmente acondicionados para servir de trastero o depósitos.

Formas de abrir la puerta de un trastero sin necesidad de llaves

Formas de abrir la puerta de un trastero sin necesidad de llaves

Ya sea que las llaves del trastero se extraviaron o quedaron encerradas dentro, hay varias formas de proceder para intentar abrir el trastero cuando no se tiene la llave.

Lo primero que debemos hacer, es analizar la complejidad del sistema de cerradura del trastero. Por ejemplo la puerta pudiera estar asegurada por un simple candado, el cual podría ser forzado o cortado en caso de ser necesario.

Al intentar abrir un trastero podemos causan daños, cuyos costes de reparación pudieran exceder lo que cobraría un cerrajero profesional . Por lo que en caso de duda, antes de hacer cualquier destrozo, sería preferible llamar al cerrajero.

A continuación, se describen algunas técnicas para abrir las cerraduras de trasteros sin contar con la llave.

Método bumping para abrir una puerta de trastero

El bumping, es una técnica de cerrajería que es aplicable a cerraduras del tipo de tambor de pines, como las que encontramos en la mayoría de las puertas, incluyendo la de nuestros trasteros.

Estas cerraduras basan su mecanismo de funcionamiento en una serie de pequeñas piezas metálicas cilíndricas de diferentes longitudes. Estas solo lograran una alineación perfecta en presencia de la llave correcta, lo cual permitirá el giro del rotor.

En otras palabras, para cada muesca de la llave habrá un juego de un pin y un contra pin, cuya separación coincide exactamente, con la superficie de giro del bombín. De esta forma solo con la llave correcta se podrá girar el bombín y activar la cerradura.

Los cerrajeros descubrieron que, induciendo vibración en la parte interna del bombín, podrían hacer saltar los contra pines contra el mecanismo de resorte, y eventualmente lograr el alineamiento de los mismos para hacer girar el rotor.

Profesionalmente, el bumping se realiza usando una llave que ha sido preparada para el tipo de cerradura correspondiente. Es decir, para cada familia de cerradura existe una llave de bumping.

El cerrajero introduce la llave en la cerradura y seguidamente comienza a golpear ligeramente el extremo externo de la llave, con un pequeño mazo, mientras realiza intentos de giros.

Eventualmente, los pines se alinean y el bombin gira permitiendo abrir la cerradura, sin ocasionar ningún daño al mecanismo. Lamentablemente, la sencillez de esta técnica y la divulgación de la misma, la ha convertido en una técnica popular entre intrusos y ladrones.

Uso de ganzúas para abrir una puerta de trastero

El uso de ganzúas para abrir cerraduras o ganzuado, es otra técnica de cerrajería que permite liberar los elementos que impiden el giro del bombín para poder activar la cerradura.

Las herramientas básicas para realizar esta técnica son la ganzúa y el tensor. Con estos dos elementos se intenta simular el funcionamiento de la llave.

La ganzúa típicamente es una pieza metálica bastante delgada y con forma de gancho, que se introduce por la boca de entrada de la llave, con la intención de ir destrabando de manera progresiva los mecanismos de pines que impiden el giro del rotor del bombín.

El tensor, por su parte, es una pieza metálica generalmente con forma de “L” que se utiliza para hacer algo de palanca que permita mantener la tensión en el rotor.

Esta técnica de apertura requiere de bastante destreza, y de un conocimiento detallado de los diferentes tipos de bombines y cerraduras para una ejecución limpia y exitosa. Manos inexpertas podrían terminar arruinando la cerradura.

Como ha ocurrido con el bumping, está técnica también ha sido adoptada por los delincuentes en su afán de apropiarse de los bienes ajenos.

Método de la tarjeta para abrir la puerta del trastero

Método de la tarjeta para abrir la puerta del trastero

El método de la tarjeta es tan sencillo, que pudiera ser tomado como un primer intento de abrir la puerta del trastero, antes de consultar a un especialista en cerrajería.

La aplicación de este método está condicionada a que la puerta esté solo cerrada por el resbalón y no por el pestillo principal de cerradura, es decir que la cerradura principal no se encuentre activada.

Este caso ocurre normalmente cuando por un descuido la llaves queden encerradas dentro del trastero.

Es importante, para la aplicación de este método la existencia de cierta holgura entre la puerta y el marco, lo suficientemente amplia como para introducir una lámina de material plástico de al menos un milímetro de espesor, algo parecido a una tarjeta de crédito.

Para ejecutar la técnica, primero se introduce por la holgura entre el marco y la puerta, y por encima de la cerradura, unas tres cuartas partes de la longitud de la tarjeta.

Luego se desliza la tarjeta hacia abajo, hasta que haga contacto con el resbalón de la cerradura. En ese momento se extrae parcialmente la tarjeta y se intenta deslizar nuevamente hacia abajo, unos dos o tres centímetros. Se busca con esto retraer el resbalón para que se abra la puerta.

En algunos casos puedes ser preferible utilizar una tira de material plástico, mucho más larga que la tarjeta. Esta puede obtenerse de una botella plástica desechable, como las usadas para el envasado de detergentes.

Esta técnica podría requerir de varios intentos y pruebas con varios espesores o longitudes de tiras de plástico, antes de lograr abrir la puerta.  En caso de no lograrlo, tras varios intentos, lo recomendable es llamar a un especialista en cerrajería.

error: Content is protected !!