¿Necesitas un cerrajero de urgencia?

¡Contrátanos, somos profesionales!

Estamos Ubicados En Calle La Exaltación de Baco, bloque 5, Sevilla.

¿Tienes alguna duda o consulta sobre nuestros servicios?

¡Escríbenos, te contactaremos a la brevedad!

eyJpZCI6IjExIiwibGFiZWwiOiJmb3JtdWxhcmlvIiwiYWN0aXZlIjoiMSIsIm9yaWdpbmFsX2lkIjoiNCIsInVuaXF1ZV9pZCI6InZibjIzYSIsInBhcmFtcyI6eyJlbmFibGVGb3JNZW1iZXJzaGlwIjoiMCIsInRwbCI6eyJ3aWR0aCI6IjEwMCIsIndpZHRoX21lYXN1cmUiOiIlIiwiYmdfdHlwZV8wIjoibm9uZSIsImJnX2ltZ18wIjoiIiwiYmdfY29sb3JfMCI6IiNjZGNkY2QiLCJiZ190eXBlXzEiOiJjb2xvciIsImJnX2ltZ18xIjoiIiwiYmdfY29sb3JfMSI6IiNjZGNkY2QiLCJiZ190eXBlXzIiOiJjb2xvciIsImJnX2ltZ18yIjoiIiwiYmdfY29sb3JfMiI6IiMyZDVjODgiLCJiZ190eXBlXzMiOiJjb2xvciIsImJnX2ltZ18zIjoiIiwiYmdfY29sb3JfMyI6IiNmZjgwN2MiLCJmaWVsZF9lcnJvcl9pbnZhbGlkIjoiIiwiZm9ybV9zZW50X21zZyI6IlRoYW5rIHlvdSBmb3IgY29udGFjdGluZyB1cyEiLCJmb3JtX3NlbnRfbXNnX2NvbG9yIjoiIzRhZThlYSIsImhpZGVfb25fc3VibWl0IjoiMSIsInJlZGlyZWN0X29uX3N1Ym1pdCI6IiIsInRlc3RfZW1haWwiOiJvc3dhbGRvY292YWNvdmFAZ21haWwuY29tIiwic2F2ZV9jb250YWN0cyI6IjEiLCJleHBfZGVsaW0iOiI7IiwiZmJfY29udmVydF9iYXNlIjoiIiwiZmllbGRfd3JhcHBlciI6IjxkaXYgW2ZpZWxkX3NoZWxsX2NsYXNzZXNdIFtmaWVsZF9zaGVsbF9zdHlsZXNdPltmaWVsZF08XC9kaXY+In0sImZpZWxkcyI6W3siYnNfY2xhc3NfaWQiOiIxMiIsIm5hbWUiOiJmaXJzdF9uYW1lIiwibGFiZWwiOiIiLCJwbGFjZWhvbGRlciI6Ik5vbWJyZSIsInZhbHVlIjoiIiwidmFsdWVfcHJlc2V0IjoiIiwiaHRtbCI6InRleHQiLCJtYW5kYXRvcnkiOiIxIiwibWluX3NpemUiOiIiLCJtYXhfc2l6ZSI6IiIsImFkZF9jbGFzc2VzIjoiIiwiYWRkX3N0eWxlcyI6IiIsImFkZF9hdHRyIjoiIiwidm5fb25seV9udW1iZXIiOiIwIiwidm5fb25seV9sZXR0ZXJzIjoiMCIsInZuX3BhdHRlcm4iOiIwIiwidm5fZXF1YWwiOiIiLCJpY29uX2NsYXNzIjoiIiwiaWNvbl9zaXplIjoiIiwiaWNvbl9jb2xvciI6IiIsInRlcm1zIjoiIn0seyJic19jbGFzc19pZCI6IjEyIiwibmFtZSI6InRlbCIsImxhYmVsIjoiIiwicGxhY2Vob2xkZXIiOiJUZWxcdTAwZTlmb25vIiwidmFsdWUiOiIiLCJ2YWx1ZV9wcmVzZXQiOiIiLCJodG1sIjoidGV4dCIsIm1hbmRhdG9yeSI6IjEiLCJtaW5fc2l6ZSI6IiIsIm1heF9zaXplIjoiIiwiYWRkX2NsYXNzZXMiOiIiLCJhZGRfc3R5bGVzIjoiIiwiYWRkX2F0dHIiOiIiLCJ2bl9vbmx5X251bWJlciI6IjAiLCJ2bl9vbmx5X2xldHRlcnMiOiIwIiwidm5fcGF0dGVybiI6IiIsInZuX2VxdWFsIjoiIiwiaWNvbl9jbGFzcyI6IiIsImljb25fc2l6ZSI6IiIsImljb25fY29sb3IiOiIiLCJ0ZXJtcyI6IiJ9LHsiYnNfY2xhc3NfaWQiOiIxMiIsIm5hbWUiOiJlbWFpbCIsImxhYmVsIjoiIiwicGxhY2Vob2xkZXIiOiJFbWFpbCIsInZhbHVlIjoiIiwidmFsdWVfcHJlc2V0IjoiIiwiaHRtbCI6ImVtYWlsIiwibWFuZGF0b3J5IjoiMSIsIm1pbl9zaXplIjoiIiwibWF4X3NpemUiOiIiLCJhZGRfY2xhc3NlcyI6IiIsImFkZF9zdHlsZXMiOiIiLCJhZGRfYXR0ciI6IiIsInZuX29ubHlfbnVtYmVyIjoiMCIsInZuX29ubHlfbGV0dGVycyI6IjAiLCJ2bl9wYXR0ZXJuIjoiMCIsInZuX2VxdWFsIjoiIiwiaWNvbl9jbGFzcyI6IiIsImljb25fc2l6ZSI6IiIsImljb25fY29sb3IiOiIiLCJ0ZXJtcyI6IiJ9LHsiYnNfY2xhc3NfaWQiOiIxMiIsIm5hbWUiOiJtZXNzYWdlIiwibGFiZWwiOiIiLCJwbGFjZWhvbGRlciI6Ik1lbnNhamUiLCJ2YWx1ZSI6IiIsInZhbHVlX3ByZXNldCI6IiIsImh0bWwiOiJ0ZXh0YXJlYSIsIm1hbmRhdG9yeSI6IjEiLCJtaW5fc2l6ZSI6IiIsIm1heF9zaXplIjoiIiwiYWRkX2NsYXNzZXMiOiIiLCJhZGRfc3R5bGVzIjoiIiwiYWRkX2F0dHIiOiIiLCJ2bl9vbmx5X251bWJlciI6IjAiLCJ2bl9vbmx5X2xldHRlcnMiOiIwIiwidm5fcGF0dGVybiI6IjAiLCJ2bl9lcXVhbCI6IiIsImljb25fY2xhc3MiOiIiLCJpY29uX3NpemUiOiIiLCJpY29uX2NvbG9yIjoiIiwidGVybXMiOiIifSx7ImJzX2NsYXNzX2lkIjoiMTIiLCJuYW1lIjoic2VuZCIsImxhYmVsIjoiRW52aWFyIiwiaHRtbCI6InN1Ym1pdCIsImFkZF9jbGFzc2VzIjoiIiwiYWRkX3N0eWxlcyI6IiIsImFkZF9hdHRyIjoiIiwiaWNvbl9jbGFzcyI6IiIsImljb25fc2l6ZSI6IiIsImljb25fY29sb3IiOiIiLCJ0ZXJtcyI6IiJ9XSwib3B0c19hdHRycyI6eyJiZ19udW1iZXIiOiI0In19LCJpbWdfcHJldmlldyI6InNpbXBsZS13aGl0ZS5wbmciLCJ2aWV3cyI6IjQ2NiIsInVuaXF1ZV92aWV3cyI6IjIxMSIsImFjdGlvbnMiOiIxIiwic29ydF9vcmRlciI6IjQiLCJpc19wcm8iOiIwIiwiYWJfaWQiOiIwIiwiZGF0ZV9jcmVhdGVkIjoiMjAxNi0wNS0wMyAxNTowMTowMyIsImltZ19wcmV2aWV3X3VybCI6Imh0dHBzOlwvXC9zdXBzeXN0aWMtNDJkNy5reGNkbi5jb21cL19hc3NldHNcL2Zvcm1zXC9pbWdcL3ByZXZpZXdcL3NpbXBsZS13aGl0ZS5wbmciLCJ2aWV3X2lkIjoiMTFfMTQ1MDQ4Iiwidmlld19odG1sX2lkIjoiY3NwRm9ybVNoZWxsXzExXzE0NTA0OCIsImNvbm5lY3RfaGFzaCI6Ijk4Njg2NmViNzU4Mzc2NDUwNTI1MTc0MWMyMjQzYzc0In0=

¿Cómo funciona una cerradura?

¿Cómo funciona una cerradura?

Desde el inicio de los tiempos la seguridad en el hogar ha sido una de las mayores preocupaciones para el hombre. El deseo innato de sentirse protegido a toda costa, además de cuidar sus pertenencias, solía agregar preocupaciones a su día a día.

Los primeros modelos existentes de cerraduras estaban elaborados con madera, además de poseer una llave que era fabricada con el mismo material, agregándole pequeñas partes de metal en su extremo.

Para ese entonces era bastante laboriosa la tarea de fabricar éstas cerraduras, por lo que éstas tenían un elevado coste, a lo que a su vez generó que sólo las personas más acaudaladas pudiesen obtener estos lujos.

Con la llegada de la tecnología actual, el método de elaboración de las cerraduras ha ido mejorando exponencialmente, cambiando su material, forma o tamaño. Las cerraduras se fabrican con distintos tipos de materiales, pero el más común es el metal, el cual se emplea gracias a su resistencia.

Tipos de cerraduras

En el mercado actual de la seguridad doméstica, se encuentran múltiples opciones adaptadas a tu gusto y a tu presupuesto, fijándose en las necesidades que poseas y en la cantidad de dinero que piensas invertir en una cerradura.

Por supuesto, los precios pueden variar dependiendo del modelo o la marca, pero éstas son las cerraduras más populares entre los dueños de inmuebles:

Cerraduras embutidas

Éste tipo de cerradura, como te podrás imaginar, es una de las más utilizadas, además de ser ampliamente conocida. Es muy probable que tengas una instalada en tu vivienda.

Se instalan de manera sencilla y su funcionamiento no es para nada complejo. Quedan instaladas en la parte interior de tu puerta y sólo se es capaz de ver el lugar por donde debería entrar la llave.

Cerraduras embutidas tradicionales

Aunque también son ampliamente funcionales y duraderas, a comparación de las cerraduras embutidas de seguridad, éstas tienden a ser menos resistentes a la fuerza bruta. La resistencia es esencial en caso de que un malhechor quiera atentar contra la seguridad de tu vivienda.

Cerraduras embutidas de seguridad

Éste tipo de cerradura por lo general es fabricado con materiales bastante firmes y con mucho aguante. No importa si se habla de fuerza bruta o algún material con el que se intente forzar la entrada a la propiedad, ésta cerradura es ideal en esos casos.

Cerraduras cilíndricas

Por lo general éste tipo de cerradura contiene un bombín en forma de pera. Un bombín no es más que lo que forma parte del sistema de cierre de cualquier cerradura existente.

Los bombines son los encargados de que todo calce para que sea prácticamente imposible abrir la puerta de manera forzada, aunque como todo, depende de la calidad y la resistencia del mismo.

Las cerraduras cilíndricas son bastante utilizadas en las viviendas, especialmente en las puertas de los baños o habitaciones por su fácil manejo. La calidad de la misma asegurará el bienestar de la propiedad. Mientras más resistente sea el material de la cerradura elegida, mejor.

Cerraduras de sobreponer

Como su nombre lo indica, éste tipo de cerradura está básicamente expuesta sobre la puerta, en lugar de ir instalada en el interior de la misma.

Que la cerradura sea visible no la hace más sencilla de vulnerar. El material usado en la misma es bastante útil a la hora de que un listillo se quiera pasar de la raya.

La llamada cerradura de sobreponer pude ser complementada por cadenas y un candado, si deseas agregar mayor protección. La firmeza de ésta cerradura te da la posibilidad de ponerla tanto en tu puerta principal, como en cualquier otro portal.

Partes de una cerradura

Partes de una cerradura

Es importante que conozcas cada parte de tu cerradura, para que en caso de una emergencia tengas el conocimiento de explicar lo que ocurre.

Además, no es necesario que haya una emergencia, en el simple caso de que la cerradura se averíe debes ser capaz de comentarle a tu cerrajero de confianza qué es lo que supones que sucede. Debido a su gran relevancia, éstas son las partes de una cerradura:

Frontal

Esta parte de la cerradura se puede ver con gran facilidad en el canto de la puerta. El frontal tiene la tarea de sostener, con la ayuda de varios tornillos, el bombín y a su vez la cerradura, con la finalidad de que no se caigan.

Resbalón

Gracias a la forma que posee, tiene la capacidad de retraerse y esto te ayuda de manera que puedas abrir y cerrar la puerta. Esta parte la puedes encontrar acompañando al frontal.

Pomo

Es aquella porción de la cerradura que acompaña al resbalón y que lo ayuda a accionar.

Cilindro

Se puede denominar como la pieza que asegurará la estabilidad de la cerradura. El cilindro está conformado por varios pistones, así que, a la hora de introducir la llave, ésta alineará todos los pistones y logrará que el cilindro gire, abriendo de este modo la cerradura.

Si la llave no es la indicada, no hay posibilidad de que los pistones cedan.

Bombín

El bombín es aquél componente que se encuentra integrado al sistema de seguridad de una cerradura. El bombín podría considerarse uno de los pulmones de la misma. El mismo puede ser cambiado las veces que haga falta para mayor protección.

Bocallave

Es el lugar en donde se inserta la llave de la cerradura. Este suele hallarse en las cerraduras más antiguas, la cuales usaban una llave de gorjas para poder abrirse.

Cerradero

Es la pieza de metal que se coloca al otro lado del canto de la puerta. Es el encargado de controlar todos los elementos de cierre que pueda poseer la cerradura.

¿Cómo funciona una cerradura?

El funcionamiento de una cerradura es algo complejo, por lo que intentaremos resumirlo de la mejor forma posible, pero que se comprenda la manera en que se maneja la misma.

Las cerraduras poseen una pieza llamada resbalón. El resbalón es el encargado de que la puerta no se abra si no se desea. ¿Cómo es que no abre fácilmente? Dicho resbalón queda encajado y prácticamente trabado en el marco de la puerta.

No es sino hasta que llega el momento de introducir la llave que se acciona un pequeño muelle posicionado en el interior de la cerradura, y el mismo logra que el resbalón quede retraído y encoja un poco, haciendo que esto permita abrir la puerta.

En caso de que la puerta esté cerrada con llave, todo gira en torno al cilindro que posee la cerradura. Si no se tiene la llave indicada, el cilindro no va a girar y será prácticamente imposible adentrarse a la vivienda.

Tips para saber si una cerradura es segura

Intenta investigar con anticipación todas las opciones y los diferentes tipos de cerradura que existen, hallando aquel que se adapte a tus necesidades.

Es recomendable que te fijes muy bien en el tipo de cilindro que poses, lo que te dará control total sobre el conocimiento de la protección que deba haber en tu domicilio. Si el cilindro que posee la cerradura no te convence, intenta explorar más variedades.

Por último, elige una cerradura enfocándote lo primordial de su seguridad. No escojas el dispositivo solamente porque el pomo es agradable a la vista. De nada sirve que el exterior sea atractivo al ojo humano, si no te va a brindar la protección que necesitas y que requiere tu vivienda.

error: Content is protected !!