¿Necesitas un cerrajero de urgencia?

¡Contrátanos, somos profesionales!

Estamos Ubicados En Calle La Exaltación de Baco, bloque 5, Sevilla.

¿Tienes alguna duda o consulta sobre nuestros servicios?

¡Escríbenos, te contactaremos a la brevedad!

eyJpZCI6IjExIiwibGFiZWwiOiJmb3JtdWxhcmlvIiwiYWN0aXZlIjoiMSIsIm9yaWdpbmFsX2lkIjoiNCIsInVuaXF1ZV9pZCI6InZibjIzYSIsInBhcmFtcyI6eyJlbmFibGVGb3JNZW1iZXJzaGlwIjoiMCIsInRwbCI6eyJ3aWR0aCI6IjEwMCIsIndpZHRoX21lYXN1cmUiOiIlIiwiYmdfdHlwZV8wIjoibm9uZSIsImJnX2ltZ18wIjoiIiwiYmdfY29sb3JfMCI6IiNjZGNkY2QiLCJiZ190eXBlXzEiOiJjb2xvciIsImJnX2ltZ18xIjoiIiwiYmdfY29sb3JfMSI6IiNjZGNkY2QiLCJiZ190eXBlXzIiOiJjb2xvciIsImJnX2ltZ18yIjoiIiwiYmdfY29sb3JfMiI6IiMyZDVjODgiLCJiZ190eXBlXzMiOiJjb2xvciIsImJnX2ltZ18zIjoiIiwiYmdfY29sb3JfMyI6IiNmZjgwN2MiLCJmaWVsZF9lcnJvcl9pbnZhbGlkIjoiIiwiZm9ybV9zZW50X21zZyI6IlRoYW5rIHlvdSBmb3IgY29udGFjdGluZyB1cyEiLCJmb3JtX3NlbnRfbXNnX2NvbG9yIjoiIzRhZThlYSIsImhpZGVfb25fc3VibWl0IjoiMSIsInJlZGlyZWN0X29uX3N1Ym1pdCI6IiIsInRlc3RfZW1haWwiOiJvc3dhbGRvY292YWNvdmFAZ21haWwuY29tIiwic2F2ZV9jb250YWN0cyI6IjEiLCJleHBfZGVsaW0iOiI7IiwiZmJfY29udmVydF9iYXNlIjoiIiwiZmllbGRfd3JhcHBlciI6IjxkaXYgW2ZpZWxkX3NoZWxsX2NsYXNzZXNdIFtmaWVsZF9zaGVsbF9zdHlsZXNdPltmaWVsZF08XC9kaXY+In0sImZpZWxkcyI6W3siYnNfY2xhc3NfaWQiOiIxMiIsIm5hbWUiOiJmaXJzdF9uYW1lIiwibGFiZWwiOiIiLCJwbGFjZWhvbGRlciI6Ik5vbWJyZSIsInZhbHVlIjoiIiwidmFsdWVfcHJlc2V0IjoiIiwiaHRtbCI6InRleHQiLCJtYW5kYXRvcnkiOiIxIiwibWluX3NpemUiOiIiLCJtYXhfc2l6ZSI6IiIsImFkZF9jbGFzc2VzIjoiIiwiYWRkX3N0eWxlcyI6IiIsImFkZF9hdHRyIjoiIiwidm5fb25seV9udW1iZXIiOiIwIiwidm5fb25seV9sZXR0ZXJzIjoiMCIsInZuX3BhdHRlcm4iOiIwIiwidm5fZXF1YWwiOiIiLCJpY29uX2NsYXNzIjoiIiwiaWNvbl9zaXplIjoiIiwiaWNvbl9jb2xvciI6IiIsInRlcm1zIjoiIn0seyJic19jbGFzc19pZCI6IjEyIiwibmFtZSI6InRlbCIsImxhYmVsIjoiIiwicGxhY2Vob2xkZXIiOiJUZWxcdTAwZTlmb25vIiwidmFsdWUiOiIiLCJ2YWx1ZV9wcmVzZXQiOiIiLCJodG1sIjoidGV4dCIsIm1hbmRhdG9yeSI6IjEiLCJtaW5fc2l6ZSI6IiIsIm1heF9zaXplIjoiIiwiYWRkX2NsYXNzZXMiOiIiLCJhZGRfc3R5bGVzIjoiIiwiYWRkX2F0dHIiOiIiLCJ2bl9vbmx5X251bWJlciI6IjAiLCJ2bl9vbmx5X2xldHRlcnMiOiIwIiwidm5fcGF0dGVybiI6IiIsInZuX2VxdWFsIjoiIiwiaWNvbl9jbGFzcyI6IiIsImljb25fc2l6ZSI6IiIsImljb25fY29sb3IiOiIiLCJ0ZXJtcyI6IiJ9LHsiYnNfY2xhc3NfaWQiOiIxMiIsIm5hbWUiOiJlbWFpbCIsImxhYmVsIjoiIiwicGxhY2Vob2xkZXIiOiJFbWFpbCIsInZhbHVlIjoiIiwidmFsdWVfcHJlc2V0IjoiIiwiaHRtbCI6ImVtYWlsIiwibWFuZGF0b3J5IjoiMSIsIm1pbl9zaXplIjoiIiwibWF4X3NpemUiOiIiLCJhZGRfY2xhc3NlcyI6IiIsImFkZF9zdHlsZXMiOiIiLCJhZGRfYXR0ciI6IiIsInZuX29ubHlfbnVtYmVyIjoiMCIsInZuX29ubHlfbGV0dGVycyI6IjAiLCJ2bl9wYXR0ZXJuIjoiMCIsInZuX2VxdWFsIjoiIiwiaWNvbl9jbGFzcyI6IiIsImljb25fc2l6ZSI6IiIsImljb25fY29sb3IiOiIiLCJ0ZXJtcyI6IiJ9LHsiYnNfY2xhc3NfaWQiOiIxMiIsIm5hbWUiOiJtZXNzYWdlIiwibGFiZWwiOiIiLCJwbGFjZWhvbGRlciI6Ik1lbnNhamUiLCJ2YWx1ZSI6IiIsInZhbHVlX3ByZXNldCI6IiIsImh0bWwiOiJ0ZXh0YXJlYSIsIm1hbmRhdG9yeSI6IjEiLCJtaW5fc2l6ZSI6IiIsIm1heF9zaXplIjoiIiwiYWRkX2NsYXNzZXMiOiIiLCJhZGRfc3R5bGVzIjoiIiwiYWRkX2F0dHIiOiIiLCJ2bl9vbmx5X251bWJlciI6IjAiLCJ2bl9vbmx5X2xldHRlcnMiOiIwIiwidm5fcGF0dGVybiI6IjAiLCJ2bl9lcXVhbCI6IiIsImljb25fY2xhc3MiOiIiLCJpY29uX3NpemUiOiIiLCJpY29uX2NvbG9yIjoiIiwidGVybXMiOiIifSx7ImJzX2NsYXNzX2lkIjoiMTIiLCJuYW1lIjoic2VuZCIsImxhYmVsIjoiRW52aWFyIiwiaHRtbCI6InN1Ym1pdCIsImFkZF9jbGFzc2VzIjoiIiwiYWRkX3N0eWxlcyI6IiIsImFkZF9hdHRyIjoiIiwiaWNvbl9jbGFzcyI6IiIsImljb25fc2l6ZSI6IiIsImljb25fY29sb3IiOiIiLCJ0ZXJtcyI6IiJ9XSwib3B0c19hdHRycyI6eyJiZ19udW1iZXIiOiI0In19LCJpbWdfcHJldmlldyI6InNpbXBsZS13aGl0ZS5wbmciLCJ2aWV3cyI6IjM3ODYiLCJ1bmlxdWVfdmlld3MiOiIyNzgwIiwiYWN0aW9ucyI6IjE2Iiwic29ydF9vcmRlciI6IjQiLCJpc19wcm8iOiIwIiwiYWJfaWQiOiIwIiwiZGF0ZV9jcmVhdGVkIjoiMjAxNi0wNS0wMyAxNTowMTowMyIsImltZ19wcmV2aWV3X3VybCI6Imh0dHBzOlwvXC9zdXBzeXN0aWMtNDJkNy5reGNkbi5jb21cL19hc3NldHNcL2Zvcm1zXC9pbWdcL3ByZXZpZXdcL3NpbXBsZS13aGl0ZS5wbmciLCJ2aWV3X2lkIjoiMTFfODY3NTkxIiwidmlld19odG1sX2lkIjoiY3NwRm9ybVNoZWxsXzExXzg2NzU5MSIsImNvbm5lY3RfaGFzaCI6IjE4ZTBkZjRmY2E0ZjAzMzExNTViMzhmMjdlNjc5ODc1In0=

Guía de mantenimiento para tus puertas acorazadas

Guía de mantenimiento para tus puertas acorazadas

Una puerta acorazada se caracteriza porque la hoja y el marco se encuentran fabricados en acero. Elementos como la cerradura están incorporados a la estructura de la puerta, lo que no necesariamente incide en el debilitamiento de la misma.

En general, una buena parte de las puertas dispone de estos rasgos, pero esto no implica que todas sean iguales. Existen puertas con blindaje a una y dos caras, con refuerzos, distintas calidades de bombines y cerraduras, más económicas, etc.

Quienes elaboran puertas sortean su fabricación de forma diferente, de manera que todas las puertas acorazadas son vendidas al cliente como la mejor opción de compra, tal y como ocurre con diversos productos que se usan en la cotidianidad.

Sin duda, las puertas acorazadas deben cumplir como mínimo sus funciones de barrera contra robos, independientemente de cómo su fabricante haya resuelto su fabricación, ya que para este propósito es que han sido diseñadas.

Todas las partes de una puerta acorazada son importantes, y éstas deben preservarse además de hacérseles mantenimiento para asegurar su duración. Por este motivo te mostramos esta guía para proporcionar todos los cuidados que se deben recibir las puertas acorazadas.

Cuidado de las cerraduras

Sin temor a refutar, las cerraduras de puertas acorazadas, pese a que son más sólidas que los dispositivos promedio, no duran toda la vida. Por ello, hay que considerar ciertos aspectos que tienen que ver con las cerraduras.

Engrasar las cerraduras es crucial, pues las llaves se quedan atascadas con motivo de una mala lubricación de la cerradura. Para solventar esto, tienes que comprar grafito en spray para verterlo dentro del cerrojo.

Agregar este lubricante dentro de la cerradura debe hacer efecto en todos sus componentes, y como paso siguiente debes insertar la llave, moverla de un lado a otro y después de dentro hacia afuera.

A la manija de la puerta se le debe prestar atención igual. Estos elementos requieren de una correcta lubricación, y para ello debes desincorporarlas. Quita el embellecedor y los tornillos que la sostienen.

En caso de que el pestillo tenga inconvenientes, como observar un comportamiento que no sea habitual, aplícale un engrase generoso, pero en lugar de grafito utiliza aceite 3 en 1, o cualquier otra sustancia lubricante que te recomiende un cerrajero confiable.

Mantenimiento de las bisagras

Mantenimiento de las bisagras

Las bisagras en el momento que se dan golpes violentos al cierre de la puerta, pueden sufrir daños irreversibles, teniendo en cuenta que las puertas acorazadas son más sólidas que las puertas convencionales, por lo que muchas personas se confían dándoles portazos.

Lo primero que debes hacer es revisar las bisagras de manera periódica, sobre todo los tornillos que las soportan. Si estos tornillos se encuentran flojos, lo que debes hacer es ajustarlos con un destornillador

Claro que, si la bisagra se ha doblado, debes quitarla desatornillando cada uno de los tornillos, simultáneamente con la clavija interior. Es de suma importancia que solicites apoyo en el momento de soportar el peso de la puerta desmontada.

Coloca la bisagra en una superficie dura, y dale pequeños golpes con el martillo hasta que veas que se va aplanando poco a poco. En caso de que la bisagra tenga daños irreparables, te recomendamos que la cambies por otra nueva.

Finalmente, instala la puerta nuevamente, y si los tornillos están muy gastados, cámbialos por otros que sean nuevos. Procura que los tornillos sean más largos a fin de permitir un mayor ajuste, con lo que vas a evitar ruidos molestos y rozamientos de la puerta con el suelo.

Limpieza de las puertas

Cuando la puerta está forrada con láminas barnizadas o lacadas, es preferible retirar el polvo diariamente y de forma regular con un paño húmedo. Luego, seca la madera con otro trapo de suave textura, que sea preferiblemente de algodón.

Las secciones de la puerta elaboradas en aluminio, como los tableros y cantoneras quedarán limpios con apenas pasarles un trapo suave, humedecido con agua y lavavajillas. Seca bien estas partes apenas termines la limpieza.

En cuanto a la manija, no necesita limpiarse rigurosamente, pues a esta se le puede retirar la suciedad con un trapo de textura suave y sin usar químicos que sean abrasivos.

El orificio en el que se introduce el cerrojo del suelo debe estar limpio y libre de residuos de suciedad, para que la barra del cerrojo se introduzca sin inconvenientes. Chequea las cerraduras cada cierto tiempo para evitar sorpresas desagradables.

Cada uno de estos consejos te ayudarán a conservar por más tiempo tu puerta acorazada. Se trata de pequeños cuidados que toman un mínimo de tiempo para aplicarse, pero que en definitiva evitarán que tu puerta tenga inconvenientes.

Consejos de seguridad adicionales

Consejos de seguridad adicionales

A veces la seguridad no depende solamente de las puertas acorazadas, sino de las resoluciones que inciden en la protección de tus pertenencias, sin saber el verdadero porqué de lo que ocurre. Por ello te mostramos algunos consejos que te ayudarán a estar mejor resguardado.

En el momento que arriendes o compres una casa, es indispensable que cambies la cerradura de tu puerta principal. Es indispensable que tú y las personas de tu confianza sean los que tengan derecho exclusivo a las llaves de tu hogar. Este principio también aplica para oficinas y negocios.

Una manera de conseguir mayor seguridad en tus cerraduras es instalando escudos, ya que de esta forma evitas que la cerradura tenga daños. Sobra decir que, si pierdes las llaves, es necesario cambiar el bombín de la cerradura inmediatamente.

Ten en cuenta las fechas de mantenimiento de tus puertas y cerraduras, especialmente si lo haces de manera periódica, pues todo este esfuerzo permite que estos dispositivos funcionen correctamente y durante el mayor tiempo posible.

error: Content is protected !!