¿Necesitas un cerrajero de urgencia?

¡Contrátanos, somos profesionales!

Estamos Ubicados En Calle La Exaltación de Baco, bloque 5, Sevilla.

¿Tienes alguna duda o consulta sobre nuestros servicios?

¡Escríbenos, te contactaremos a la brevedad!

eyJpZCI6IjExIiwibGFiZWwiOiJmb3JtdWxhcmlvIiwiYWN0aXZlIjoiMSIsIm9yaWdpbmFsX2lkIjoiNCIsInVuaXF1ZV9pZCI6InZibjIzYSIsInBhcmFtcyI6eyJlbmFibGVGb3JNZW1iZXJzaGlwIjoiMCIsInRwbCI6eyJ3aWR0aCI6IjEwMCIsIndpZHRoX21lYXN1cmUiOiIlIiwiYmdfdHlwZV8wIjoibm9uZSIsImJnX2ltZ18wIjoiIiwiYmdfY29sb3JfMCI6IiNjZGNkY2QiLCJiZ190eXBlXzEiOiJjb2xvciIsImJnX2ltZ18xIjoiIiwiYmdfY29sb3JfMSI6IiNjZGNkY2QiLCJiZ190eXBlXzIiOiJjb2xvciIsImJnX2ltZ18yIjoiIiwiYmdfY29sb3JfMiI6IiMyZDVjODgiLCJiZ190eXBlXzMiOiJjb2xvciIsImJnX2ltZ18zIjoiIiwiYmdfY29sb3JfMyI6IiNmZjgwN2MiLCJmaWVsZF9lcnJvcl9pbnZhbGlkIjoiIiwiZm9ybV9zZW50X21zZyI6IlRoYW5rIHlvdSBmb3IgY29udGFjdGluZyB1cyEiLCJmb3JtX3NlbnRfbXNnX2NvbG9yIjoiIzRhZThlYSIsImhpZGVfb25fc3VibWl0IjoiMSIsInJlZGlyZWN0X29uX3N1Ym1pdCI6IiIsInRlc3RfZW1haWwiOiJvc3dhbGRvY292YWNvdmFAZ21haWwuY29tIiwic2F2ZV9jb250YWN0cyI6IjEiLCJleHBfZGVsaW0iOiI7IiwiZmJfY29udmVydF9iYXNlIjoiIiwiZmllbGRfd3JhcHBlciI6IjxkaXYgW2ZpZWxkX3NoZWxsX2NsYXNzZXNdIFtmaWVsZF9zaGVsbF9zdHlsZXNdPltmaWVsZF08XC9kaXY+In0sImZpZWxkcyI6W3siYnNfY2xhc3NfaWQiOiIxMiIsIm5hbWUiOiJmaXJzdF9uYW1lIiwibGFiZWwiOiIiLCJwbGFjZWhvbGRlciI6Ik5vbWJyZSIsInZhbHVlIjoiIiwidmFsdWVfcHJlc2V0IjoiIiwiaHRtbCI6InRleHQiLCJtYW5kYXRvcnkiOiIxIiwibWluX3NpemUiOiIiLCJtYXhfc2l6ZSI6IiIsImFkZF9jbGFzc2VzIjoiIiwiYWRkX3N0eWxlcyI6IiIsImFkZF9hdHRyIjoiIiwidm5fb25seV9udW1iZXIiOiIwIiwidm5fb25seV9sZXR0ZXJzIjoiMCIsInZuX3BhdHRlcm4iOiIwIiwidm5fZXF1YWwiOiIiLCJpY29uX2NsYXNzIjoiIiwiaWNvbl9zaXplIjoiIiwiaWNvbl9jb2xvciI6IiIsInRlcm1zIjoiIn0seyJic19jbGFzc19pZCI6IjEyIiwibmFtZSI6InRlbCIsImxhYmVsIjoiIiwicGxhY2Vob2xkZXIiOiJUZWxcdTAwZTlmb25vIiwidmFsdWUiOiIiLCJ2YWx1ZV9wcmVzZXQiOiIiLCJodG1sIjoidGV4dCIsIm1hbmRhdG9yeSI6IjEiLCJtaW5fc2l6ZSI6IiIsIm1heF9zaXplIjoiIiwiYWRkX2NsYXNzZXMiOiIiLCJhZGRfc3R5bGVzIjoiIiwiYWRkX2F0dHIiOiIiLCJ2bl9vbmx5X251bWJlciI6IjAiLCJ2bl9vbmx5X2xldHRlcnMiOiIwIiwidm5fcGF0dGVybiI6IiIsInZuX2VxdWFsIjoiIiwiaWNvbl9jbGFzcyI6IiIsImljb25fc2l6ZSI6IiIsImljb25fY29sb3IiOiIiLCJ0ZXJtcyI6IiJ9LHsiYnNfY2xhc3NfaWQiOiIxMiIsIm5hbWUiOiJlbWFpbCIsImxhYmVsIjoiIiwicGxhY2Vob2xkZXIiOiJFbWFpbCIsInZhbHVlIjoiIiwidmFsdWVfcHJlc2V0IjoiIiwiaHRtbCI6ImVtYWlsIiwibWFuZGF0b3J5IjoiMSIsIm1pbl9zaXplIjoiIiwibWF4X3NpemUiOiIiLCJhZGRfY2xhc3NlcyI6IiIsImFkZF9zdHlsZXMiOiIiLCJhZGRfYXR0ciI6IiIsInZuX29ubHlfbnVtYmVyIjoiMCIsInZuX29ubHlfbGV0dGVycyI6IjAiLCJ2bl9wYXR0ZXJuIjoiMCIsInZuX2VxdWFsIjoiIiwiaWNvbl9jbGFzcyI6IiIsImljb25fc2l6ZSI6IiIsImljb25fY29sb3IiOiIiLCJ0ZXJtcyI6IiJ9LHsiYnNfY2xhc3NfaWQiOiIxMiIsIm5hbWUiOiJtZXNzYWdlIiwibGFiZWwiOiIiLCJwbGFjZWhvbGRlciI6Ik1lbnNhamUiLCJ2YWx1ZSI6IiIsInZhbHVlX3ByZXNldCI6IiIsImh0bWwiOiJ0ZXh0YXJlYSIsIm1hbmRhdG9yeSI6IjEiLCJtaW5fc2l6ZSI6IiIsIm1heF9zaXplIjoiIiwiYWRkX2NsYXNzZXMiOiIiLCJhZGRfc3R5bGVzIjoiIiwiYWRkX2F0dHIiOiIiLCJ2bl9vbmx5X251bWJlciI6IjAiLCJ2bl9vbmx5X2xldHRlcnMiOiIwIiwidm5fcGF0dGVybiI6IjAiLCJ2bl9lcXVhbCI6IiIsImljb25fY2xhc3MiOiIiLCJpY29uX3NpemUiOiIiLCJpY29uX2NvbG9yIjoiIiwidGVybXMiOiIifSx7ImJzX2NsYXNzX2lkIjoiMTIiLCJuYW1lIjoic2VuZCIsImxhYmVsIjoiRW52aWFyIiwiaHRtbCI6InN1Ym1pdCIsImFkZF9jbGFzc2VzIjoiIiwiYWRkX3N0eWxlcyI6IiIsImFkZF9hdHRyIjoiIiwiaWNvbl9jbGFzcyI6IiIsImljb25fc2l6ZSI6IiIsImljb25fY29sb3IiOiIiLCJ0ZXJtcyI6IiJ9XSwib3B0c19hdHRycyI6eyJiZ19udW1iZXIiOiI0In19LCJpbWdfcHJldmlldyI6InNpbXBsZS13aGl0ZS5wbmciLCJ2aWV3cyI6IjQ1MzIiLCJ1bmlxdWVfdmlld3MiOiIzNDA3IiwiYWN0aW9ucyI6IjM5Iiwic29ydF9vcmRlciI6IjQiLCJpc19wcm8iOiIwIiwiYWJfaWQiOiIwIiwiZGF0ZV9jcmVhdGVkIjoiMjAxNi0wNS0wMyAxNTowMTowMyIsImltZ19wcmV2aWV3X3VybCI6Imh0dHBzOlwvXC9zdXBzeXN0aWMtNDJkNy5reGNkbi5jb21cL19hc3NldHNcL2Zvcm1zXC9pbWdcL3ByZXZpZXdcL3NpbXBsZS13aGl0ZS5wbmciLCJ2aWV3X2lkIjoiMTFfMTgxMTExIiwidmlld19odG1sX2lkIjoiY3NwRm9ybVNoZWxsXzExXzE4MTExMSIsImNvbm5lY3RfaGFzaCI6Ijc3NWZlMjM5MzhhYTlhMjBjZGVjNjE1OTE4Nzk5MzkxIn0=

Guía para entender los grados de seguridad en puertas acorazadas

Guía para entender los grados de seguridad en puertas acorazadas

Según los últimos datos, el número de españoles que temen ser víctimas de un robo en sus hogares está creciendo. Probablemente tengas también esa preocupación y es importante que sepas que no estás solo.

La inseguridad en las ciudades españolas está creciendo, y es un problema que involucra a toda la sociedad, porque sentirnos seguros en nuestros hogares es un derecho. Una de las mejores inversiones que podemos hacer por nuestra tranquilidad, es comprar una puerta acorazada.

Hay un gran número de puertas acorazadas en el mercado, y los fabricantes intentan encontrar formas novedosas de mercadearlas cada día.

En muchos casos venden la misma estructura, con unos pocos accesorios extras, en varias líneas o gamas con precios en diferentes órdenes de magnitud.

Afortunadamente existen certificaciones que pueden dar una idea objetiva de la seguridad que brinda una puerta específica. Al ser la seguridad la principal razón de adquirir una puerta te conviene convertirte en un usuario informado al respecto.

La Normativa Europea

La resistencia de los elementos de fachada se puede medir objetivamente desde 2009 gracias a las normas europeas EN 1627, 1628, 1629 y 1630. Estas normas permiten evaluar el nivel de resistencia al robo de todos los elementos de fachada y acceso de una vivienda, en especial las puertas.

En muchos casos también incluyen recomendaciones a fabricantes e instaladores, lo que les permite que su trabajo sea evaluado por organizaciones certificadoras.

Norma UNE-EN 1627:2011

Norma UNE-EN 1627:2011

La norma europea EN 1627 ha definido 6 grados de resistencia a la efracción, según el nivel de protección ofrecido. La efracción es una forma de referirse a la resistencia de la puerta a romperse o abrirse cuando es atacada con violencia.

Lo que viene a continuación es una descripción aproximada de la resistencia que puede esperarse de cada uno de estos 6 grados:

  • Grado 1: Resistente a un ladrón ocasional con medios simples (herramientas pequeñas y fuerza física)
  • Grado 2: Resistente a un ladrón ocasional con herramientas simples (igual que la clase 1 + destornilladores, alicates y sierras)
  • Grado 3: Resistente a un ladrón con experiencia con medios más sofisticados (igual que clase 2 + palanca, martillo pequeño, taladro manual, punzón)
  • Grado 4: Resistente a un ladrón experimentado con medios aún más sofisticados (igual que la clase 3 + martillo pesado, hacha, cincel para madera, tijeras de metal, cortadores de pernos, cincel y taladro portátil)
  • Grado 5: Resistente a un ladrón experimentado con herramientas eléctricas adicionales (igual que la clase 4 + taladro, sierra de calar, sierra de sable, amoladora angular)
  • Grado 6: Resistente a ladrón experimentado con herramientas eléctricas potentes (igual que la clase 5 + masa, cuña de acero, herramientas eléctricas potentes como amoladora, martillo de impacto)

Al ser una clasificación integral, para lograrla se requiere de ensayos que deben realizarse por organismos reconocidos. Una vez que se realizan los ensayos, se expide una clasificación que debe acompañar a la puerta desde el momento de su fabricación.

Normas complementarias a UNE-EN 1627

La norma EN 1627 se acompaña de otras 3 normas, que describe precisamente los métodos que prueban la resistencia de estas puertas.

La norma UNE-EN 1628 describe el ensayo para medir la resistencia a la presión estática que debe tener una puerta. Para realizar estas pruebas se ejerce cierta cantidad de presión en diferentes puntos de la puerta.

Las cargas utilizadas y la duración de la prueba, así como las deformaciones máximas toleradas dependen de la clase de resistencia objetivo de la prueba.

La norma UNE-EN 1629 describe pruebas de cargas dinámicas que consisten en dejar caer una carga de 50 kg en diferentes puntos de la puerta. La altura de caída depende de la clase de resistencia objetivo de la prueba.

Finalmente tenemos la norma UNE-EN 1630 que describe una prueba en dos fases. En primer lugar, se realiza una prueba preliminar para determinar los puntos más vulnerables de la puerta.

Posteriormente se realiza la prueba principal, destinada a determinar el tiempo de resistencia con herramientas que dependen de la clase de resistencia objetivo de la prueba.

La norma UNE 85160

Mucho más reciente que las normas anteriores es la norma UNE 85160 del año 2013. La publicación de esta norma satisface las necesidades de fabricantes, propietarios y autoridades con respecto a los requisitos de resistencia y seguridad de las puertas peatonales.

En este sentido es complementario de las normas UNE-EN 1627: 2011, UNE-EN 1628: 2011, UNE-EN 1629: 2011 y UNE-EN 1630: 2011 vistas anteriormente. Con esta norma se establecen criterios adicionales para la selección, aplicación e instalación de puertas de seguridad.

Esta norma incluye en su primer dígito, la clasificación de resistencia obtenida la norma UNE-EN 1627: 2011. Pero no se queda allí y añade otros dígitos de la clasificación, que representan la resistencia a otros tipos de ataques manuales que no estaban previstos en la norma anterior.

Entre estos nuevos ataques están los de habilidad contra el sistema de cierre (ganzuado, impresioning, bumping, etc) que no requieren violencia. Pero además incluye criterios para detectar la intrusión, junto con normas para la instalación y el control de la documentación.

¿Qué necesito considerar al comprar una puerta acorazada?

¿Qué necesito considerar al comprar una puerta acorazada?

Este ecosistema de normas puede ser muy confuso para el propietario en busca de una puerta de seguridad. Los fabricantes lo saben y en muchos casos apuestan a confundir al consumidor, una razón más para prestar atención a los siguientes consejos a la hora de elegir una puerta.

  • Se considera válido establecer el grado de resistencia a la efracción (un dígito según norma EN 1627) y/o la clasificación completa (6 dígitos y caracteres según norma UNE 85160). En este último caso TODOS los dígitos deben estar presentes para considerarse válida.
  • Jamás adquieras una puerta que no posea una certificación de seguridad de acuerdo a alguna de las normas previamente descritas.
  • En domicilios no consideres instalar una puerta con resistencia a la efracción menor a Grado 3 y se recomienda preferentemente de grado 4 o superior.
  • Revisa que esté disponible no solo la norma y la certificación, sino también el año de la norma (existen varias revisiones de cada una) y el sello de la empresa o laboratorio que hizo los ensayos.
  • Toda la documentación de la puerta, y la propia puerta, debe coincidir en cuanto a las clasificaciones de seguridad.
  • Siempre que sea posible adquiere puertas de seguridad con sistemas de detección anticipada de intrusión. Este es un complemento perfecto a la protección física que brindan la puerta y sus accesorios.
error: Content is protected !!