¿Necesitas un cerrajero de urgencia?

¡Contrátanos, somos profesionales!

Estamos Ubicados En Calle La Exaltación de Baco, bloque 5, Sevilla.

¿Tienes alguna duda o consulta sobre nuestros servicios?

¡Escríbenos, te contactaremos a la brevedad!

eyJpZCI6IjExIiwibGFiZWwiOiJmb3JtdWxhcmlvIiwiYWN0aXZlIjoiMSIsIm9yaWdpbmFsX2lkIjoiNCIsInVuaXF1ZV9pZCI6InZibjIzYSIsInBhcmFtcyI6eyJlbmFibGVGb3JNZW1iZXJzaGlwIjoiMCIsInRwbCI6eyJ3aWR0aCI6IjEwMCIsIndpZHRoX21lYXN1cmUiOiIlIiwiYmdfdHlwZV8wIjoibm9uZSIsImJnX2ltZ18wIjoiIiwiYmdfY29sb3JfMCI6IiNjZGNkY2QiLCJiZ190eXBlXzEiOiJjb2xvciIsImJnX2ltZ18xIjoiIiwiYmdfY29sb3JfMSI6IiNjZGNkY2QiLCJiZ190eXBlXzIiOiJjb2xvciIsImJnX2ltZ18yIjoiIiwiYmdfY29sb3JfMiI6IiMyZDVjODgiLCJiZ190eXBlXzMiOiJjb2xvciIsImJnX2ltZ18zIjoiIiwiYmdfY29sb3JfMyI6IiNmZjgwN2MiLCJmaWVsZF9lcnJvcl9pbnZhbGlkIjoiIiwiZm9ybV9zZW50X21zZyI6IlRoYW5rIHlvdSBmb3IgY29udGFjdGluZyB1cyEiLCJmb3JtX3NlbnRfbXNnX2NvbG9yIjoiIzRhZThlYSIsImhpZGVfb25fc3VibWl0IjoiMSIsInJlZGlyZWN0X29uX3N1Ym1pdCI6IiIsInRlc3RfZW1haWwiOiJvc3dhbGRvY292YWNvdmFAZ21haWwuY29tIiwic2F2ZV9jb250YWN0cyI6IjEiLCJleHBfZGVsaW0iOiI7IiwiZmJfY29udmVydF9iYXNlIjoiIiwiZmllbGRfd3JhcHBlciI6IjxkaXYgW2ZpZWxkX3NoZWxsX2NsYXNzZXNdIFtmaWVsZF9zaGVsbF9zdHlsZXNdPltmaWVsZF08XC9kaXY+In0sImZpZWxkcyI6W3siYnNfY2xhc3NfaWQiOiIxMiIsIm5hbWUiOiJmaXJzdF9uYW1lIiwibGFiZWwiOiIiLCJwbGFjZWhvbGRlciI6Ik5vbWJyZSIsInZhbHVlIjoiIiwidmFsdWVfcHJlc2V0IjoiIiwiaHRtbCI6InRleHQiLCJtYW5kYXRvcnkiOiIxIiwibWluX3NpemUiOiIiLCJtYXhfc2l6ZSI6IiIsImFkZF9jbGFzc2VzIjoiIiwiYWRkX3N0eWxlcyI6IiIsImFkZF9hdHRyIjoiIiwidm5fb25seV9udW1iZXIiOiIwIiwidm5fb25seV9sZXR0ZXJzIjoiMCIsInZuX3BhdHRlcm4iOiIwIiwidm5fZXF1YWwiOiIiLCJpY29uX2NsYXNzIjoiIiwiaWNvbl9zaXplIjoiIiwiaWNvbl9jb2xvciI6IiIsInRlcm1zIjoiIn0seyJic19jbGFzc19pZCI6IjEyIiwibmFtZSI6InRlbCIsImxhYmVsIjoiIiwicGxhY2Vob2xkZXIiOiJUZWxcdTAwZTlmb25vIiwidmFsdWUiOiIiLCJ2YWx1ZV9wcmVzZXQiOiIiLCJodG1sIjoidGV4dCIsIm1hbmRhdG9yeSI6IjEiLCJtaW5fc2l6ZSI6IiIsIm1heF9zaXplIjoiIiwiYWRkX2NsYXNzZXMiOiIiLCJhZGRfc3R5bGVzIjoiIiwiYWRkX2F0dHIiOiIiLCJ2bl9vbmx5X251bWJlciI6IjAiLCJ2bl9vbmx5X2xldHRlcnMiOiIwIiwidm5fcGF0dGVybiI6IiIsInZuX2VxdWFsIjoiIiwiaWNvbl9jbGFzcyI6IiIsImljb25fc2l6ZSI6IiIsImljb25fY29sb3IiOiIiLCJ0ZXJtcyI6IiJ9LHsiYnNfY2xhc3NfaWQiOiIxMiIsIm5hbWUiOiJlbWFpbCIsImxhYmVsIjoiIiwicGxhY2Vob2xkZXIiOiJFbWFpbCIsInZhbHVlIjoiIiwidmFsdWVfcHJlc2V0IjoiIiwiaHRtbCI6ImVtYWlsIiwibWFuZGF0b3J5IjoiMSIsIm1pbl9zaXplIjoiIiwibWF4X3NpemUiOiIiLCJhZGRfY2xhc3NlcyI6IiIsImFkZF9zdHlsZXMiOiIiLCJhZGRfYXR0ciI6IiIsInZuX29ubHlfbnVtYmVyIjoiMCIsInZuX29ubHlfbGV0dGVycyI6IjAiLCJ2bl9wYXR0ZXJuIjoiMCIsInZuX2VxdWFsIjoiIiwiaWNvbl9jbGFzcyI6IiIsImljb25fc2l6ZSI6IiIsImljb25fY29sb3IiOiIiLCJ0ZXJtcyI6IiJ9LHsiYnNfY2xhc3NfaWQiOiIxMiIsIm5hbWUiOiJtZXNzYWdlIiwibGFiZWwiOiIiLCJwbGFjZWhvbGRlciI6Ik1lbnNhamUiLCJ2YWx1ZSI6IiIsInZhbHVlX3ByZXNldCI6IiIsImh0bWwiOiJ0ZXh0YXJlYSIsIm1hbmRhdG9yeSI6IjEiLCJtaW5fc2l6ZSI6IiIsIm1heF9zaXplIjoiIiwiYWRkX2NsYXNzZXMiOiIiLCJhZGRfc3R5bGVzIjoiIiwiYWRkX2F0dHIiOiIiLCJ2bl9vbmx5X251bWJlciI6IjAiLCJ2bl9vbmx5X2xldHRlcnMiOiIwIiwidm5fcGF0dGVybiI6IjAiLCJ2bl9lcXVhbCI6IiIsImljb25fY2xhc3MiOiIiLCJpY29uX3NpemUiOiIiLCJpY29uX2NvbG9yIjoiIiwidGVybXMiOiIifSx7ImJzX2NsYXNzX2lkIjoiMTIiLCJuYW1lIjoic2VuZCIsImxhYmVsIjoiRW52aWFyIiwiaHRtbCI6InN1Ym1pdCIsImFkZF9jbGFzc2VzIjoiIiwiYWRkX3N0eWxlcyI6IiIsImFkZF9hdHRyIjoiIiwiaWNvbl9jbGFzcyI6IiIsImljb25fc2l6ZSI6IiIsImljb25fY29sb3IiOiIiLCJ0ZXJtcyI6IiJ9XSwib3B0c19hdHRycyI6eyJiZ19udW1iZXIiOiI0In19LCJpbWdfcHJldmlldyI6InNpbXBsZS13aGl0ZS5wbmciLCJ2aWV3cyI6IjEyMjYiLCJ1bmlxdWVfdmlld3MiOiI3ODQiLCJhY3Rpb25zIjoiMyIsInNvcnRfb3JkZXIiOiI0IiwiaXNfcHJvIjoiMCIsImFiX2lkIjoiMCIsImRhdGVfY3JlYXRlZCI6IjIwMTYtMDUtMDMgMTU6MDE6MDMiLCJpbWdfcHJldmlld191cmwiOiJodHRwczpcL1wvc3Vwc3lzdGljLTQyZDcua3hjZG4uY29tXC9fYXNzZXRzXC9mb3Jtc1wvaW1nXC9wcmV2aWV3XC9zaW1wbGUtd2hpdGUucG5nIiwidmlld19pZCI6IjExXzUxNzE2NyIsInZpZXdfaHRtbF9pZCI6ImNzcEZvcm1TaGVsbF8xMV81MTcxNjciLCJjb25uZWN0X2hhc2giOiI5NzQwY2I0ZWIyNjdmZDRmNDU4ZjJkYTMxZGM5M2JlOCJ9

Guía para instalar puertas principales

Guía para instalar puertas principales

¿Cuál es el nivel de seguridad de tu puerta principal? Independientemente de la cifra, las puertas principales representan una inversión importante en materia de seguridad. Instalar una puerta que sea segura involucra que tanto tú como los tuyos estarán mejor resguardados.

Por lo general, pedimos a cerrajeros que instalen nuestras puertas exteriores. Pero instalarlas por nuestra propia cuenta no es un reto tan difícil, sobre todo si te has preparado para hacerlo, o tienes las herramientas para realizar esta tarea.

Ahora bien, si eres de esas personas que son curiosas y que les gusta hacer estas labores para mejorar la seguridad del hogar, entonces te interesará esta guía, que te muestra todos los pasos que debes seguir al momento de instalar una puerta principal.

Preparación de la puerta

Preparación de la puerta

Recopilar las herramientas

  • Necesitas ciertas herramientas para quitar la puerta antigua e instalar la nueva, y si no las tienes dirígete cuanto antes a una ferretería cercana. Algunas de estas herramientas son nivelador, sellador para el aislante y el marco, martillo, clavos, destornillados, cinta, métrica, etc.
  • Si tienes dudas al respecto, siempre puedes preguntar a un cerrajero o revisar tutoriales que te muestren cuáles son las herramientas que comúnmente utilizan los profesionales de la cerrajería.

Selección de la puerta

  • Antes de retirar la puerta actual, debes comprar una puerta nueva. El tipo y el tamaño son variables que inciden en tus necesidades y en las dimensiones del marco de la puerta. Para cualquier propietario es indeseable comprar una puerta con el tamaño incorrecto.

Revisión de las medidas de la puerta

  • No existe nada peor que prepararte para la instalación de la puerta y encontrar que esta es demasiado pequeña o grande. Evita esta circunstancia tomando las medidas de la puerta antigua, y que dichas medidas concuerden con las de la puerta nueva.
  • Una forma de revisar el ancho de la puerta, es midiendo a lo ancho la mitad superior e inferior de la puerta de clavo a clavo. El clavo equivale al costado de la puerta, mientras que la medida menor es un cálculo estimado de ese ancho.
  • En el caso del alto de la puerta, debes medir la mitad y ambos lados de la puerta, específicamente en las partes superior e inferior de la puerta. El número menor es una vez más un cálculo estimado.
  • Mide el ancho correspondiente a la jamba.

Retirar el marco de la puerta si es necesario

  • El marco suele sujetarse con cuñas o clavos salientes de los soportes de recubrimiento. Para ello debes retirar la puerta, al mismo tiempo que el aislante y el revestimiento exterior. Usa el martillo, el juego de clavos y el destornillador para quitar los ejes de las bisagras.
  • Retira la puerta antigua de las bisagras.
  • Muchos tipos de bisagras admiten un juego de clavos en el agujero de la sección superior de la bisagra, que se golpea en ese sitio con un martillo. Sigue empujando el eje con el martillo desde abajo hacia arriba, hasta que el eje llegue a sobresalir.
  • Introduce el aplicador del sellador entre el molde y la pared para romper el sello. Quita el molde de forma cuidadosa con una barreta y el martillo. Quita además la jamba de la puerta, el umbral y el marco. En este momento puedes retirar el sellador antiguo.

¿Qué hacer con la abertura del marco?

  • Mide el ancho que existe entre las jambas laterales, partiendo de la jamba superior hasta el sellador que se coloca bajo el umbral antiguo, al igual que el grosor de la pared. La altura mínima debe ser de 2,5 cm, más alta y ancha que la parte externa del sistema de puerta a incorporar.
  • Cerciórate que la abertura y el alfeizar inferior se encuentren parejos. Si es necesario, emplea cuñas para emparejar. En caso que la puerta requiera de un suelo especialmente alto, usa una tabla para completar el espacio.

Proceso de instalación de la puerta

  • Coloca la puerta en el lugar correspondiente, asegurándote que encaje correctamente. Si ves que existe algún problema en este paso, como que la puerta no encaja o que no está pareja, debes entonces encargarte de resolver ese inconveniente.
  • Agrega dos gotas generosas de sellador, a lo largo de los bordes posteriores y frontales del alfeizar inferior. Sigue aplicando sellador específicamente a 5 centímetros por encima de los costados del marco, con la finalidad de impermeabilizar la abertura de la puerta.
  • Instala primeramente la parte inferior de la puerta, colocando de manera diagonal la parte superior hacia ti y hacia afuera. A continuación, desliza la puerta en su lugar. Te recomendamos que trabajes desde el exterior de la casa al momento de insertar la puerta en su abertura.
  • Pide a un amigo que te ayude a levantar e insertar la puerta, dependiendo del peso que esta tenga.
  • Revisa que la puerta se encuentre centrada en la abertura, y que el marco se introduzca correctamente en su lugar, específicamente debajo de la abertura.
  • Instala cuñas en la sección de la bisagra, detrás de cualquier parte en que las bisagras se peguen al marco de la puerta. La puerta se asegurará a la abertura en estas áreas posteriormente.
  • Encaja el ensamblaje y las cuñas de la puerta al lado de la bisagra de la misma, hasta que quede pareja y vertical en las dos direcciones. Después de estas tareas, debe sobrar un espacio de 3 mm entre la jamba y el borde de la puerta.
  • Asegura la puerta después de hacer todos los ajustes correspondientes, empleando clavos especializados 16d. Traspasa los clavos ligeramente a través de la jamba de la bisagra, muy cerca de donde vas a incorporar las bisagras. No introduzcas los clavos completamente.

Culminando la instalación de la puerta

Culminando la instalación de la puerta
  • Verifica que la apertura y cierre de la puerta se produzca de manera suave. En ocasiones encontraremos puertas que tengan alfeizar ajustable, que puede ser provechoso si la puerta no se ajusta bien.
  • Revisa desde la parte externa, que exista un contacto simétrico entre la sección frontal de la puerta y el sellador impermeabilizante, específicamente en la parte del marco que se opone a la jamba. Ajusta moviendo la jamba hacia dentro o hacia afuera, tanto arriba como abajo.
  • Observa los bordes en la cara interna de la puerta. Ten presente que haya un espacio continuo de 3 milímetros, entre los bordes de la jamba y la puerta, a lo largo del contorno de la puerta.
  • Inserta los tornillos de 7,5 centímetros dentro de las cuñas, específicamente en los puntos de la jamba. Sella las jambas que restan en el contorno de la puerta, atornillando los clavos o tornillos en las cuñas.
  • Introduce una cuña sólida donde se colocará la cerradura.
  • Revisa de vez en cuando que la instalación de la puerta se realice de forma correcta. Luego debes instalar la cerradura insertando tornillos en medio de la cuña.
  • Rellena los orificios que dejaron los tornillos con masilla, y deja que se seque. Emplea guantes para que no te ensucies las manos con las sustancias que utilizas.
error: Content is protected !!