¿Necesitas un cerrajero de urgencia?

¡Contrátanos, somos profesionales!

Estamos Ubicados En Calle La Exaltación de Baco, bloque 5, Sevilla.

¿Tienes alguna duda o consulta sobre nuestros servicios?

¡Escríbenos, te contactaremos a la brevedad!

eyJpZCI6IjExIiwibGFiZWwiOiJmb3JtdWxhcmlvIiwiYWN0aXZlIjoiMSIsIm9yaWdpbmFsX2lkIjoiNCIsInVuaXF1ZV9pZCI6InZibjIzYSIsInBhcmFtcyI6eyJlbmFibGVGb3JNZW1iZXJzaGlwIjoiMCIsInRwbCI6eyJ3aWR0aCI6IjEwMCIsIndpZHRoX21lYXN1cmUiOiIlIiwiYmdfdHlwZV8wIjoibm9uZSIsImJnX2ltZ18wIjoiIiwiYmdfY29sb3JfMCI6IiNjZGNkY2QiLCJiZ190eXBlXzEiOiJjb2xvciIsImJnX2ltZ18xIjoiIiwiYmdfY29sb3JfMSI6IiNjZGNkY2QiLCJiZ190eXBlXzIiOiJjb2xvciIsImJnX2ltZ18yIjoiIiwiYmdfY29sb3JfMiI6IiMyZDVjODgiLCJiZ190eXBlXzMiOiJjb2xvciIsImJnX2ltZ18zIjoiIiwiYmdfY29sb3JfMyI6IiNmZjgwN2MiLCJmaWVsZF9lcnJvcl9pbnZhbGlkIjoiIiwiZm9ybV9zZW50X21zZyI6IlRoYW5rIHlvdSBmb3IgY29udGFjdGluZyB1cyEiLCJmb3JtX3NlbnRfbXNnX2NvbG9yIjoiIzRhZThlYSIsImhpZGVfb25fc3VibWl0IjoiMSIsInJlZGlyZWN0X29uX3N1Ym1pdCI6IiIsInRlc3RfZW1haWwiOiJvc3dhbGRvY292YWNvdmFAZ21haWwuY29tIiwic2F2ZV9jb250YWN0cyI6IjEiLCJleHBfZGVsaW0iOiI7IiwiZmJfY29udmVydF9iYXNlIjoiIiwiZmllbGRfd3JhcHBlciI6IjxkaXYgW2ZpZWxkX3NoZWxsX2NsYXNzZXNdIFtmaWVsZF9zaGVsbF9zdHlsZXNdPltmaWVsZF08XC9kaXY+In0sImZpZWxkcyI6W3siYnNfY2xhc3NfaWQiOiIxMiIsIm5hbWUiOiJmaXJzdF9uYW1lIiwibGFiZWwiOiIiLCJwbGFjZWhvbGRlciI6Ik5vbWJyZSIsInZhbHVlIjoiIiwidmFsdWVfcHJlc2V0IjoiIiwiaHRtbCI6InRleHQiLCJtYW5kYXRvcnkiOiIxIiwibWluX3NpemUiOiIiLCJtYXhfc2l6ZSI6IiIsImFkZF9jbGFzc2VzIjoiIiwiYWRkX3N0eWxlcyI6IiIsImFkZF9hdHRyIjoiIiwidm5fb25seV9udW1iZXIiOiIwIiwidm5fb25seV9sZXR0ZXJzIjoiMCIsInZuX3BhdHRlcm4iOiIwIiwidm5fZXF1YWwiOiIiLCJpY29uX2NsYXNzIjoiIiwiaWNvbl9zaXplIjoiIiwiaWNvbl9jb2xvciI6IiIsInRlcm1zIjoiIn0seyJic19jbGFzc19pZCI6IjEyIiwibmFtZSI6InRlbCIsImxhYmVsIjoiIiwicGxhY2Vob2xkZXIiOiJUZWxcdTAwZTlmb25vIiwidmFsdWUiOiIiLCJ2YWx1ZV9wcmVzZXQiOiIiLCJodG1sIjoidGV4dCIsIm1hbmRhdG9yeSI6IjEiLCJtaW5fc2l6ZSI6IiIsIm1heF9zaXplIjoiIiwiYWRkX2NsYXNzZXMiOiIiLCJhZGRfc3R5bGVzIjoiIiwiYWRkX2F0dHIiOiIiLCJ2bl9vbmx5X251bWJlciI6IjAiLCJ2bl9vbmx5X2xldHRlcnMiOiIwIiwidm5fcGF0dGVybiI6IiIsInZuX2VxdWFsIjoiIiwiaWNvbl9jbGFzcyI6IiIsImljb25fc2l6ZSI6IiIsImljb25fY29sb3IiOiIiLCJ0ZXJtcyI6IiJ9LHsiYnNfY2xhc3NfaWQiOiIxMiIsIm5hbWUiOiJlbWFpbCIsImxhYmVsIjoiIiwicGxhY2Vob2xkZXIiOiJFbWFpbCIsInZhbHVlIjoiIiwidmFsdWVfcHJlc2V0IjoiIiwiaHRtbCI6ImVtYWlsIiwibWFuZGF0b3J5IjoiMSIsIm1pbl9zaXplIjoiIiwibWF4X3NpemUiOiIiLCJhZGRfY2xhc3NlcyI6IiIsImFkZF9zdHlsZXMiOiIiLCJhZGRfYXR0ciI6IiIsInZuX29ubHlfbnVtYmVyIjoiMCIsInZuX29ubHlfbGV0dGVycyI6IjAiLCJ2bl9wYXR0ZXJuIjoiMCIsInZuX2VxdWFsIjoiIiwiaWNvbl9jbGFzcyI6IiIsImljb25fc2l6ZSI6IiIsImljb25fY29sb3IiOiIiLCJ0ZXJtcyI6IiJ9LHsiYnNfY2xhc3NfaWQiOiIxMiIsIm5hbWUiOiJtZXNzYWdlIiwibGFiZWwiOiIiLCJwbGFjZWhvbGRlciI6Ik1lbnNhamUiLCJ2YWx1ZSI6IiIsInZhbHVlX3ByZXNldCI6IiIsImh0bWwiOiJ0ZXh0YXJlYSIsIm1hbmRhdG9yeSI6IjEiLCJtaW5fc2l6ZSI6IiIsIm1heF9zaXplIjoiIiwiYWRkX2NsYXNzZXMiOiIiLCJhZGRfc3R5bGVzIjoiIiwiYWRkX2F0dHIiOiIiLCJ2bl9vbmx5X251bWJlciI6IjAiLCJ2bl9vbmx5X2xldHRlcnMiOiIwIiwidm5fcGF0dGVybiI6IjAiLCJ2bl9lcXVhbCI6IiIsImljb25fY2xhc3MiOiIiLCJpY29uX3NpemUiOiIiLCJpY29uX2NvbG9yIjoiIiwidGVybXMiOiIifSx7ImJzX2NsYXNzX2lkIjoiMTIiLCJuYW1lIjoic2VuZCIsImxhYmVsIjoiRW52aWFyIiwiaHRtbCI6InN1Ym1pdCIsImFkZF9jbGFzc2VzIjoiIiwiYWRkX3N0eWxlcyI6IiIsImFkZF9hdHRyIjoiIiwiaWNvbl9jbGFzcyI6IiIsImljb25fc2l6ZSI6IiIsImljb25fY29sb3IiOiIiLCJ0ZXJtcyI6IiJ9XSwib3B0c19hdHRycyI6eyJiZ19udW1iZXIiOiI0In19LCJpbWdfcHJldmlldyI6InNpbXBsZS13aGl0ZS5wbmciLCJ2aWV3cyI6IjEyMjYiLCJ1bmlxdWVfdmlld3MiOiI3ODQiLCJhY3Rpb25zIjoiMyIsInNvcnRfb3JkZXIiOiI0IiwiaXNfcHJvIjoiMCIsImFiX2lkIjoiMCIsImRhdGVfY3JlYXRlZCI6IjIwMTYtMDUtMDMgMTU6MDE6MDMiLCJpbWdfcHJldmlld191cmwiOiJodHRwczpcL1wvc3Vwc3lzdGljLTQyZDcua3hjZG4uY29tXC9fYXNzZXRzXC9mb3Jtc1wvaW1nXC9wcmV2aWV3XC9zaW1wbGUtd2hpdGUucG5nIiwidmlld19pZCI6IjExXzgwMTUwOSIsInZpZXdfaHRtbF9pZCI6ImNzcEZvcm1TaGVsbF8xMV84MDE1MDkiLCJjb25uZWN0X2hhc2giOiI5NzQwY2I0ZWIyNjdmZDRmNDU4ZjJkYTMxZGM5M2JlOCJ9

Guía práctica para mejorar la seguridad de las contraventanas

Guía práctica para mejorar la seguridad de las contraventanas

En los hogares de nuestras soleadas ciudades, las contraventanas de madera son una seña muy propia de la arquitectura. Protegen a las ventanas del sol, contribuyen al ahorro energético y son muy sencillas de instalar, mantener y operar.

Muchos propietarios también piensan que añaden seguridad a las ventanas. Y este es un punto muy discutible. La realidad es que las españoletas y fallebas de las contraventanas, el tipo más extendido de cierre, son muy sencillas de abrir desde el exterior.

Y esto no sería un problema si la ventana interna estuviera correctamente asegurada. Pero la falsa sensación de seguridad de una contraventana evita que la mayoría de los propietarios instalen ventanas seguras, confiando su seguridad y la de sus seres queridos a un mecanismo vulnerable.

En esta guía te enseñamos la forma correcta de asegurar tus contraventanas eligiendo cierres seguros.

¿Por qué asegurar las contraventanas?

El primer baluarte para evitar sorpresas desagradables en nuestros hogares es hacer más seguras las defensas exteriores de nuestra casa. Esto implica reforzar las contraventanas y postigos de madera que protegen ventanas y puertas.

A menudo las nuevas casas se entregan con sólo una simple falleba en las contraventanas. Este es un sistema simple y fiable, pero no es seguro para proteger contra el robo. Este sistema consiste en una simple palanca que sube y baja, bloqueándose arriba y abajo en el marco de la contraventana.

Con solo realizar un pequeño agujero es posible levantar el gancho y desbloquear el cierre, algo que en las contraventanas de PVC y madera puede hacerse con muy poco ruido. De ahí la necesidad de proteger nuestros hogares con contraventanas equipadas con sistemas antirrobo más seguros.

¿Cuáles son los tipos de sistemas para asegurar contraventanas?

¿Cuáles son los tipos de sistemas para asegurar contraventanas?

Para asegurar contraventanas de madera o PVC se pueden utilizar tanto sistemas mecánicos como electrónicos/digitales. La primera categoría incluye los cerrojos y las cerraduras que evitan que se abran los postigos.

En el segundo, los sistemas electrónicos, se incluyen todas las alarmas o sistemas capaces de detectar un intento de intrusión mediante la manipulación de la contraventana. Hay que decir que los sistemas electrónicos para asegurar contraventanas son más caros que los sistemas mecánicos.

Este costo se compensa con la comodidad de uso, especialmente con su activación, ya que pueden activarse pulsando un botón o programarse a una hora determinada. Los sistemas mecánicos, en cambio, son más fiables, aunque requieran más acción del usuario.

Cada cerradura mecánica debe cerrarse individualmente, mientras que un sistema electrónico puede proporcionar una gestión centralizada. Obviamente, la máxima seguridad de las persianas y persianas está garantizada con el uso de ambos sistemas.

Sistemas mecánicos para asegurar contraventanas

Sistemas mecánicos para asegurar contraventanas

Los sistemas mecánicos tradicionales pueden garantizar un equilibrio adecuado entre precio y fiabilidad, incluso si generan algo de ruido o sean menos cómodos de usar.

En este artículo veremos diferentes sistemas mecánicos para garantizar la máxima seguridad de los postigos. Todos los que veremos son relativamente sencillos de instalar en nuestras contraventanas, con muy poco trabajo manual.

Antes de empezar es importante hacer una subdivisión entre los tipos de contraventanas en función del número de hojas que poseen: de hoja simple o de hoja doble.

Tengamos en mente esta diferencia porque a veces es un factor decisivo en la elección del sistema que mejor se adapta a nuestras necesidades. Pues bien, veamos los sistemas más comunes para asegurar contraventanas.

Sistema de barra simple

El sistema de barras es quizás el método más antiguo y constructivamente simple para asegurar contraventanas. Se utiliza para contraventanas de doble hoja y consiste en una barra metálica con una longitud ligeramente inferior a la anchura de las persianas.

Se fija o se coloca sobre soportes colocados en las mismas hojas de los postigos. Cuando la barra está en posición, las hojas no pueden abrirse porque la barra es una resistencia a la apertura.

Las barras tienen una forma especial en el centro para permitir el paso de la varilla de la falleba, cuando esta se encuentra presente. La barra puede estar unida a una de las hojas de forma tal que permanezca colgando cuando no se le utilice.

Sistemas de barra con bombín

Existen en el mercado barras más resistentes que las anteriores y que se pueden montar en contraventanas y puertas de garaje. Estas barras tienen una seguridad adicional; un cilindro que controla el accionamiento de la misma.

Se puede montar de forma vertical u horizontal, y puede adaptarse fácilmente a diversos anchos de hojas, simplemente recortando la barra. Para las contraventanas se le suele instalar en el borde interno de la hoja que se sobrepone al exterior.

Además de la barra con el cilindro se instala un cerradero reforzado para recibirla. En caso de que se desee priorizar la facilidad de uso, se puede instalar también una manilla para la operación de la barra.

Cerrojos horizontales para contraventanas sin fallebas

Si las persianas no tienen fallebas se pueden instalar cerrojos horizontales Se instalan paralelamente al piso con unos simples tornillos.

Se suministran en dos piezas: la primera parte es el propio cerrojo con su barra deslizante, mientras que la segunda es el cerradero, donde se fija el cerrojo cuando se encuentra bloqueado.

Se trata de un mecanismo simple y efectivo contra los intrusos, y es la opción más económica para asegurar contraventanas.

Cerrojos horizontales para contraventanas con fallebas.

Disponibles para versiones con una o dos hojas, este cerrojo está moldeado de tal forma que permite el paso de la varilla de la falleba.

En la versión para contraventanas de doble hoja dispone de un cerradero que se fija en la segunda hoja, mientras que en la versión de hoja simple no está presente porque la varilla del cerrojo se fija en la pared.

Cerrojos con pasador giratorio

Para que los cerrojos sean menos engorrosos, los fabricantes están desarrollando soluciones compactas para facilitar la experiencia del cliente final. Los cerrojos con pasador giratorio pueden instalarse incluso sobre las fallebas tradicionales.

El cuerpo principal se fija en una de las hojas, mientras que el pasador de fijación en la segunda. Con una simple acción de giro ambas hojas quedan unidas firmemente, impidiendo la entrada de cualquier intruso.

error: Content is protected !!