¿Necesitas un cerrajero de urgencia?

¡Contrátanos, somos profesionales!

Estamos Ubicados En Calle La Exaltación de Baco, bloque 5, Sevilla.

¿Tienes alguna duda o consulta sobre nuestros servicios?

¡Escríbenos, te contactaremos a la brevedad!

eyJpZCI6IjExIiwibGFiZWwiOiJmb3JtdWxhcmlvIiwiYWN0aXZlIjoiMSIsIm9yaWdpbmFsX2lkIjoiNCIsInVuaXF1ZV9pZCI6InZibjIzYSIsInBhcmFtcyI6eyJlbmFibGVGb3JNZW1iZXJzaGlwIjoiMCIsInRwbCI6eyJ3aWR0aCI6IjEwMCIsIndpZHRoX21lYXN1cmUiOiIlIiwiYmdfdHlwZV8wIjoibm9uZSIsImJnX2ltZ18wIjoiIiwiYmdfY29sb3JfMCI6IiNjZGNkY2QiLCJiZ190eXBlXzEiOiJjb2xvciIsImJnX2ltZ18xIjoiIiwiYmdfY29sb3JfMSI6IiNjZGNkY2QiLCJiZ190eXBlXzIiOiJjb2xvciIsImJnX2ltZ18yIjoiIiwiYmdfY29sb3JfMiI6IiMyZDVjODgiLCJiZ190eXBlXzMiOiJjb2xvciIsImJnX2ltZ18zIjoiIiwiYmdfY29sb3JfMyI6IiNmZjgwN2MiLCJmaWVsZF9lcnJvcl9pbnZhbGlkIjoiIiwiZm9ybV9zZW50X21zZyI6IlRoYW5rIHlvdSBmb3IgY29udGFjdGluZyB1cyEiLCJmb3JtX3NlbnRfbXNnX2NvbG9yIjoiIzRhZThlYSIsImhpZGVfb25fc3VibWl0IjoiMSIsInJlZGlyZWN0X29uX3N1Ym1pdCI6IiIsInRlc3RfZW1haWwiOiJvc3dhbGRvY292YWNvdmFAZ21haWwuY29tIiwic2F2ZV9jb250YWN0cyI6IjEiLCJleHBfZGVsaW0iOiI7IiwiZmJfY29udmVydF9iYXNlIjoiIiwiZmllbGRfd3JhcHBlciI6IjxkaXYgW2ZpZWxkX3NoZWxsX2NsYXNzZXNdIFtmaWVsZF9zaGVsbF9zdHlsZXNdPltmaWVsZF08XC9kaXY+In0sImZpZWxkcyI6W3siYnNfY2xhc3NfaWQiOiIxMiIsIm5hbWUiOiJmaXJzdF9uYW1lIiwibGFiZWwiOiIiLCJwbGFjZWhvbGRlciI6Ik5vbWJyZSIsInZhbHVlIjoiIiwidmFsdWVfcHJlc2V0IjoiIiwiaHRtbCI6InRleHQiLCJtYW5kYXRvcnkiOiIxIiwibWluX3NpemUiOiIiLCJtYXhfc2l6ZSI6IiIsImFkZF9jbGFzc2VzIjoiIiwiYWRkX3N0eWxlcyI6IiIsImFkZF9hdHRyIjoiIiwidm5fb25seV9udW1iZXIiOiIwIiwidm5fb25seV9sZXR0ZXJzIjoiMCIsInZuX3BhdHRlcm4iOiIwIiwidm5fZXF1YWwiOiIiLCJpY29uX2NsYXNzIjoiIiwiaWNvbl9zaXplIjoiIiwiaWNvbl9jb2xvciI6IiIsInRlcm1zIjoiIn0seyJic19jbGFzc19pZCI6IjEyIiwibmFtZSI6InRlbCIsImxhYmVsIjoiIiwicGxhY2Vob2xkZXIiOiJUZWxcdTAwZTlmb25vIiwidmFsdWUiOiIiLCJ2YWx1ZV9wcmVzZXQiOiIiLCJodG1sIjoidGV4dCIsIm1hbmRhdG9yeSI6IjEiLCJtaW5fc2l6ZSI6IiIsIm1heF9zaXplIjoiIiwiYWRkX2NsYXNzZXMiOiIiLCJhZGRfc3R5bGVzIjoiIiwiYWRkX2F0dHIiOiIiLCJ2bl9vbmx5X251bWJlciI6IjAiLCJ2bl9vbmx5X2xldHRlcnMiOiIwIiwidm5fcGF0dGVybiI6IiIsInZuX2VxdWFsIjoiIiwiaWNvbl9jbGFzcyI6IiIsImljb25fc2l6ZSI6IiIsImljb25fY29sb3IiOiIiLCJ0ZXJtcyI6IiJ9LHsiYnNfY2xhc3NfaWQiOiIxMiIsIm5hbWUiOiJlbWFpbCIsImxhYmVsIjoiIiwicGxhY2Vob2xkZXIiOiJFbWFpbCIsInZhbHVlIjoiIiwidmFsdWVfcHJlc2V0IjoiIiwiaHRtbCI6ImVtYWlsIiwibWFuZGF0b3J5IjoiMSIsIm1pbl9zaXplIjoiIiwibWF4X3NpemUiOiIiLCJhZGRfY2xhc3NlcyI6IiIsImFkZF9zdHlsZXMiOiIiLCJhZGRfYXR0ciI6IiIsInZuX29ubHlfbnVtYmVyIjoiMCIsInZuX29ubHlfbGV0dGVycyI6IjAiLCJ2bl9wYXR0ZXJuIjoiMCIsInZuX2VxdWFsIjoiIiwiaWNvbl9jbGFzcyI6IiIsImljb25fc2l6ZSI6IiIsImljb25fY29sb3IiOiIiLCJ0ZXJtcyI6IiJ9LHsiYnNfY2xhc3NfaWQiOiIxMiIsIm5hbWUiOiJtZXNzYWdlIiwibGFiZWwiOiIiLCJwbGFjZWhvbGRlciI6Ik1lbnNhamUiLCJ2YWx1ZSI6IiIsInZhbHVlX3ByZXNldCI6IiIsImh0bWwiOiJ0ZXh0YXJlYSIsIm1hbmRhdG9yeSI6IjEiLCJtaW5fc2l6ZSI6IiIsIm1heF9zaXplIjoiIiwiYWRkX2NsYXNzZXMiOiIiLCJhZGRfc3R5bGVzIjoiIiwiYWRkX2F0dHIiOiIiLCJ2bl9vbmx5X251bWJlciI6IjAiLCJ2bl9vbmx5X2xldHRlcnMiOiIwIiwidm5fcGF0dGVybiI6IjAiLCJ2bl9lcXVhbCI6IiIsImljb25fY2xhc3MiOiIiLCJpY29uX3NpemUiOiIiLCJpY29uX2NvbG9yIjoiIiwidGVybXMiOiIifSx7ImJzX2NsYXNzX2lkIjoiMTIiLCJuYW1lIjoic2VuZCIsImxhYmVsIjoiRW52aWFyIiwiaHRtbCI6InN1Ym1pdCIsImFkZF9jbGFzc2VzIjoiIiwiYWRkX3N0eWxlcyI6IiIsImFkZF9hdHRyIjoiIiwiaWNvbl9jbGFzcyI6IiIsImljb25fc2l6ZSI6IiIsImljb25fY29sb3IiOiIiLCJ0ZXJtcyI6IiJ9XSwib3B0c19hdHRycyI6eyJiZ19udW1iZXIiOiI0In19LCJpbWdfcHJldmlldyI6InNpbXBsZS13aGl0ZS5wbmciLCJ2aWV3cyI6IjQ4MjYiLCJ1bmlxdWVfdmlld3MiOiIzNjcxIiwiYWN0aW9ucyI6IjQ1Iiwic29ydF9vcmRlciI6IjQiLCJpc19wcm8iOiIwIiwiYWJfaWQiOiIwIiwiZGF0ZV9jcmVhdGVkIjoiMjAxNi0wNS0wMyAxNTowMTowMyIsImltZ19wcmV2aWV3X3VybCI6Imh0dHBzOlwvXC9zdXBzeXN0aWMtNDJkNy5reGNkbi5jb21cL19hc3NldHNcL2Zvcm1zXC9pbWdcL3ByZXZpZXdcL3NpbXBsZS13aGl0ZS5wbmciLCJ2aWV3X2lkIjoiMTFfNzQyMTk4Iiwidmlld19odG1sX2lkIjoiY3NwRm9ybVNoZWxsXzExXzc0MjE5OCIsImNvbm5lY3RfaGFzaCI6IjhmMDg4MDIyZWRkZThmZjcwNzljZDYxMmZlMmUyY2VjIn0=

Importancia de instalar armeros

Importancia de instalar armeros

Si eres del tipo de persona aficionado a la cacería, o de esos que tienen armas de fuego para uso personal, es necesario que entiendas la importancia de tener bien resguardado cualquier armamento, para protegerlo de los ladrones y del deterioro por parte de agentes externos.

Y qué mejor manera de hacerlo sino con armeros, los cuales son reservorios destinados para el almacenamiento de armas de fuego. Ahora bien, estos no son estructuras simples como cualquier gabinete, sino que poseen las características necesarias para contener armamento.

Ahora bien, guardar las armas en un armero no es cuestión de gustos personales, sino que la Intervención Central de Armas de la Dirección General de la Guardia Civil tiene una normativa que obliga a resguardar armas como es debido.

Los armeros de seguridad evitan que una persona pueda abrirlos y tener acceso a las armas sin ninguna autorización, pues son cajas fuertes que protegen estos elementos bélicos de cualquier amenaza que se cierna sobre ellos.

Por ello en este artículo te hablaremos todo lo que necesitas saber acerca de los armeros, su importancia, los tipos de armeros que puedes encontrar y las normativas que regulan el uso de los mismos.

Tipos de armeros

Se pueden encontrar armeros que atienden a un uso específico, tales como los de armas largas, los cuales pueden almacenar armamentos de grandes medidas, o los de armas cortas, destinados para el uso de ejemplares de pequeñas dimensiones y para municiones.

Existen armeros resistentes que son los que se emplean para el resguardo de escopetas, elaborados con materiales de primera calidad. Contienen una gran puerta de acero, que además dispone de sistema anti-palanca, lo que hace que sea difícil su apertura ilegal.

Armeros homologados

Los armeros homologados, también conocidos como cajas fuertes homologadas, son aquellos que según la normativa UNE 1143-1 en grado I, están orientados para el almacenaje de armas largas en su interior.

Esto quiere decir que, toda persona que posea unidades como rifles o escopetas, debe resguardar el arma en un armero de grado I dentro de su domicilio, ya que esto es lo establecido por la normativa actual.

Se recomienda según la normativa vigente, que el armero cumpla con la certificación actual 2012 (España). Sin embargo, eres tú el que deberá averiguar cuál es la exigencia establecida por la comandancia de tu localidad para el resguardo de armas de fuego.

Ahora bien, los armeros de grado III tienen la facultad de custodiar armas cortas, tales como pistolas convencionales o armas de competición de tiro deportivo. Son armeros que se emplean tanto para armas pequeñas como largas, por parte de empresas de seguridad privada.

En la actualidad, debido a la variedad de fabricantes de armeros, puedes encontrar en el mercado ejemplares de grados III y IV, que cuentan con gran capacidad y pueden albergar cualquier tipo de armamento.

Armeros no homologados

Los armeros no homologados son gabinetes de seguridad donde se albergan armas, que según la normativa no es de carácter obligatorio almacenarlas en armeros homologados. Es decir, son cajas fuertes donde puedes guardar armas para las cuales la ley no exige armeros certificados.

Armeros decorativos

Estos armeros se utilizan para el resguardo de armas antiguas, históricas o decorativas, para cuyo resguardo no es necesario emplear un armero homologado, sino uno que proporciona la seguridad necesaria para el cuidado de las armas.

Ahora bien, dentro de esta categoría podemos mencionar las vitrinas de vidrio que se encuentran en establecimientos donde se exhiben armas largas. Estas por norma, incluyen un armero homologado de grado I en el interior.

De esta manera, se pueden exhibir las armas en los museos o lugares históricos durante el día, y en la noche cuando el establecimiento cierre, las mismas se resguardan estos reservorios.

Norma reguladora de armeros 

Norma reguladora de armeros

Tener un armero no es tan fácil, ya que debes conocer las normativas que regulan el uso de estas cajas fuertes. Una de las reglas que necesitas cumplir para poder tener un arma, sea esta larga o pequeña, es poseer un armero donde la misma se guarde con total seguridad.

Cuando hablamos de armas cortas usadas en competiciones deportivas, campos y galerías de tiro, las mismas deben permanecer en armeros homologados de grado III. Las armas de personas particulares deben resguardarse en armeros que tengan el mínimo grado de seguridad.

Por otra parte, la normativa también indica que todas las armas guardadas en viviendas particulares deben ser colocadas en armeros clase I. Los armamentos de clase II, son todas las armas y rifles que se emplean para caza mayor.

En el caso de los cañones estriados, referidos específicamente a escopetas y todas las armas que disponen de recámara para los cartuchos metálicos.

Los armeros de grado III están destinados para resguardar armas de fuego y sus piezas fundamentales, según lo establecido en la licencia F de la Dirección General de la Guardia Civil, orientada a armas cortas y largas de concurso que se usan en campos de tiro, galería, etc.

Para establecer el grado de un armero, estos son sometidos a ensayos donde se prueba la calidad y resistencia de estas cajas, además de la dificultad que representa acceder a las mismas.

Aprendiendo a elegir el mejor armero

Aprendiendo a elegir el mejor armero

Los armeros son un elemento imprescindible para cualquiera que porte armas, establecidos por la ley a fin de que resguardar estos materiales tan peligrosos, de forma que las personas no autorizadas no tengan acceso a dichas armas.

A la hora de comprar un armero, debes tener en cuenta ciertos factores. Lo primero que te recomendamos es que realices un estudio de las mejores marcas destinadas a la fabricación y venta de armeros.

Siempre que vayamos a comprar cualquier producto, es importante fijarnos si la marca que lo desarrolla es reconocida, ya que, en función de la popularidad y reputación de dicha marca, podamos juzgar la calidad del producto.

Ahora bien, en cuanto al tipo de armero que compres, tienes que fijarte en la clase de armamentos que piensas adquirir. Cuando quieras guardar armas largas o cañones, necesitarás de un armero tipo I.

Por otra parte, si lo que quieres es guardar armas cortas, necesitarás emplear para su resguardo un armero tipo III. También es importante destacar que existen empresas que fabrican armeros de distintas capacidades y homologación.

Tal es el caso de los niveles III y IV que tienen homologación que permiten que los armeros estén en capacidad para guardar todo tipo de arma al mismo tiempo. Si aún tienes dudas sobre como elegir el armero ideal, un cerrajero es la persona indicada para asesorarte en estas situaciones.

error: Content is protected !!