Tipos de bombines y cómo se instalan

Tipos de bombines y cómo se instalan

¿Has pensado en lo que representa tener la mejor seguridad en el hogar y negocio? Para nadie es secreto que la seguridad es una necesidad imprescindible, y los principales elementos que la garantizan son las cerraduras y las puertas.

Por algo los ladrones atacan estos componentes sin misericordia, especialmente cuando las viviendas se encuentran solas o sin protección. Claro que, no siempre una cerradura debe sustituirse para optimizar la seguridad y es justo aquí donde entran en juego los bombines.

También conocidos como cilindros, los bombines son el componente de la cerradura en el que se inserta la llave para girarla y así poder ajustar los mecanismos de bloqueo que mantienen la puerta cerrada. Es fundamental cuidar las llaves para minimizar la incertidumbre de robo.

Un bombín es el elemento que goza de mayor relevancia en una cerradura, el cual en muchos casos se puede sustituir, excepto por algunos modelos de cerraduras de Borjas.

Para reducir las posibilidades de robo en tu casa o negocio, se suelen instalar bombines de mayor seguridad, que tengan una mayor resistencia a las técnicas de robo convencionales. Un bombín de seguridad debe tener al menos características anti-ganzúa, anti-taladro o anti-extracción.

Por esta razón te invitamos para que conozcas los tipos de bombines que se comercializan actualmente, y de qué manera debes instalarlos. Con estas nociones es muy probable que no tengas que llamar a un cerrajero, y finalmente logres economizar en esta materia.

Tipos de bombines que podemos encontrar

Una de las familias más abundantes en cerrajería es la de los bombines. Solo tienes que revisar en las tiendas físicas y en línea para darte cuenta de lo que te estamos hablando. Los bombines disponibles en la actualidad se clasifican según la entrada, dimensiones y perfil del bombín.

Bombines según el tipo de entrada

En función de la entrada, los bombines se clasifican de la siguiente forma:

  • Bombines de una sola entrada: Son los que abren y cierran exclusivamente desde la parte exterior. Son idóneos para aquellos lugares en los que no se necesite abrir desde adentro, como sucede con los cobertizos o trasteros.
  • Bombines de entrada y botón: Funcionan muy parecido a los bombines de una sola entrada, salvo que en la parte interna incluyen un pestillo o botón. Son dispositivos que se acostumbran instalar en habitaciones residenciales o viviendas.
  • Bombines de doble entrada: Son posiblemente los más comunes, pues se instalan en cerraduras de puertas exteriores. Incluyen una llave que cierra por dentro y fuera del espacio.

Bombines de acuerdo a la medida

Según las dimensiones o medidas, se pueden encontrar las categorías a continuación:

  • Bombines centrados: Son conocidos también como bombines simétricos, ya que la leva se ubica en medio de los mismos. Las medidas de bombines más comunes son: 30×30= 60 milímetros y 20×20= 40 milímetros.
  • Bombines asimétricos: En cuanto a estos bombines, la longitud de estos se divide en partes asimétricas, lo que hace pensar que la leva se sitúa en cualquier lugar excepto en el centro. Las medidas más conocidas son 30×40= 70 milímetros y 40×50= 90 milímetros.
  • Bombines de medio cilindro: Suelen fabricarse para cerraduras y puertas más angostas que lo tradicional, y es por esta razón que quienes los elaboran, han pensado en hacer piezas de un tamaño menor. Entre los más comunes se encuentra el de 30×10= 40 milímetros.

Bombines en función del tipo de perfil

De acuerdo al perfil del bombín, te presentamos estas tres categorías:

  • Bombines estándar o con forma de pera: Son también conocidos como bombines europeos, y es uno de los más populares entre los existentes. Cuenta con forma redonda en parte superior, mientras que en la sección inferior se estrecha. Se puede instalar en casi cualquier puerta.
  • Bombines ovalados: Son posiblemente los bombines menos comunes, lo que representa un problema al momento de sustituirlos.
  • Bombines redondos: Son ligeramente más conocidos que los ovalados, pero ciertamente menos populares que los bombines europeos. Se instalan frecuentemente en armarios y cajones, pero también se pueden incorporar en cerraduras de puertas principales.

Antes de instalar un bombín

Antes de instalar un bombín

Como se dijo al inicio, es recomendable instalar siempre bombines de la mayor seguridad respecto al que se tenía instalado anteriormente, pues los peligros fuera de la casa o negocio se incrementan a medida que pasa el tiempo.

Es posible que no tengamos a nuestra disposición el contacto de un buen cerrajero que cambie nuestros bombines, y es por esta razón que te explicamos la forma en cómo se instala un bombín. Solo necesitas de un destornillador, tiempo y mucha paciencia.

Pasos para instalar un bombín por tu propia cuenta

En primer lugar, verifica que a la cerradura de tu puerta exterior se le pueda sustituir el bombín. Así que examina bien el canto de la puerta, situado a la altura de la cerradura. Bajo el pestillo se ubica un tornillo que denota que el bombín se puede sacar.

Luego identificamos el destornillador que necesitamos para desajustar el tornillo antes mencionado de su lugar. A continuación, insertamos la llave en el bombín y la giramos ligeramente estirando la llave un poco para poder extraer dicho bombín.

Si por alguna razón el bombín no se mueve, debemos permanecer atentos a la manija de la puerta, pues es muy probable que presionemos el bombín de la forma incorrecta. Por este motivo debemos desajustar los tornillos de la manilla para poder extraer el bombín.

En caso de que la perilla de la puerta se resista a salir, es obligatorio desincorporarla totalmente. En el momento que hayamos retirado la manilla, seguimos con la tarea de retirar el bombín.

Una vez logremos extraer el bombín, es cuando iniciamos la labor de instalar el bombín nuevo. Como paso siguiente insertamos el bombín nuevo junto con su llave respectiva, a fin de hacerlo coincidir con el agujero de la cerradura.

Luego de haber colocado el bombín dentro de la cerradura, lo que hacemos a continuación es instalar el tornillo antes mencionado para sostener el cilindro dentro de la cerradura. Te sugerimos que aprietes el tornillo muy bien para garantizar su correcto funcionamiento.

Para finalizar, gira la llave dentro del bombín, lo que debería dar por culminada la tarea de instalar el bombín. Es importante que, antes de instalar cualquier bombín verifiques el perfil y las dimensiones del mismo, con la finalidad de evitar que hagas una mala inversión.

Ten en cuenta que cuando compras cualquier bombín que se ajuste a tus exigencias y necesidades, reduces las posibilidades de los ladrones al momento de manipular tus dispositivos de seguridad.

error: Content is protected !!