¿Necesitas un cerrajero de urgencia?

¡Contrátanos, somos profesionales!

Estamos Ubicados En Calle La Exaltación de Baco, bloque 5, Sevilla.

¿Tienes alguna duda o consulta sobre nuestros servicios?

¡Escríbenos, te contactaremos a la brevedad!

eyJpZCI6IjExIiwibGFiZWwiOiJmb3JtdWxhcmlvIiwiYWN0aXZlIjoiMSIsIm9yaWdpbmFsX2lkIjoiNCIsInVuaXF1ZV9pZCI6InZibjIzYSIsInBhcmFtcyI6eyJlbmFibGVGb3JNZW1iZXJzaGlwIjoiMCIsInRwbCI6eyJ3aWR0aCI6IjEwMCIsIndpZHRoX21lYXN1cmUiOiIlIiwiYmdfdHlwZV8wIjoibm9uZSIsImJnX2ltZ18wIjoiIiwiYmdfY29sb3JfMCI6IiNjZGNkY2QiLCJiZ190eXBlXzEiOiJjb2xvciIsImJnX2ltZ18xIjoiIiwiYmdfY29sb3JfMSI6IiNjZGNkY2QiLCJiZ190eXBlXzIiOiJjb2xvciIsImJnX2ltZ18yIjoiIiwiYmdfY29sb3JfMiI6IiMyZDVjODgiLCJiZ190eXBlXzMiOiJjb2xvciIsImJnX2ltZ18zIjoiIiwiYmdfY29sb3JfMyI6IiNmZjgwN2MiLCJmaWVsZF9lcnJvcl9pbnZhbGlkIjoiIiwiZm9ybV9zZW50X21zZyI6IlRoYW5rIHlvdSBmb3IgY29udGFjdGluZyB1cyEiLCJmb3JtX3NlbnRfbXNnX2NvbG9yIjoiIzRhZThlYSIsImhpZGVfb25fc3VibWl0IjoiMSIsInJlZGlyZWN0X29uX3N1Ym1pdCI6IiIsInRlc3RfZW1haWwiOiJvc3dhbGRvY292YWNvdmFAZ21haWwuY29tIiwic2F2ZV9jb250YWN0cyI6IjEiLCJleHBfZGVsaW0iOiI7IiwiZmJfY29udmVydF9iYXNlIjoiIiwiZmllbGRfd3JhcHBlciI6IjxkaXYgW2ZpZWxkX3NoZWxsX2NsYXNzZXNdIFtmaWVsZF9zaGVsbF9zdHlsZXNdPltmaWVsZF08XC9kaXY+In0sImZpZWxkcyI6W3siYnNfY2xhc3NfaWQiOiIxMiIsIm5hbWUiOiJmaXJzdF9uYW1lIiwibGFiZWwiOiIiLCJwbGFjZWhvbGRlciI6Ik5vbWJyZSIsInZhbHVlIjoiIiwidmFsdWVfcHJlc2V0IjoiIiwiaHRtbCI6InRleHQiLCJtYW5kYXRvcnkiOiIxIiwibWluX3NpemUiOiIiLCJtYXhfc2l6ZSI6IiIsImFkZF9jbGFzc2VzIjoiIiwiYWRkX3N0eWxlcyI6IiIsImFkZF9hdHRyIjoiIiwidm5fb25seV9udW1iZXIiOiIwIiwidm5fb25seV9sZXR0ZXJzIjoiMCIsInZuX3BhdHRlcm4iOiIwIiwidm5fZXF1YWwiOiIiLCJpY29uX2NsYXNzIjoiIiwiaWNvbl9zaXplIjoiIiwiaWNvbl9jb2xvciI6IiIsInRlcm1zIjoiIn0seyJic19jbGFzc19pZCI6IjEyIiwibmFtZSI6InRlbCIsImxhYmVsIjoiIiwicGxhY2Vob2xkZXIiOiJUZWxcdTAwZTlmb25vIiwidmFsdWUiOiIiLCJ2YWx1ZV9wcmVzZXQiOiIiLCJodG1sIjoidGV4dCIsIm1hbmRhdG9yeSI6IjEiLCJtaW5fc2l6ZSI6IiIsIm1heF9zaXplIjoiIiwiYWRkX2NsYXNzZXMiOiIiLCJhZGRfc3R5bGVzIjoiIiwiYWRkX2F0dHIiOiIiLCJ2bl9vbmx5X251bWJlciI6IjAiLCJ2bl9vbmx5X2xldHRlcnMiOiIwIiwidm5fcGF0dGVybiI6IiIsInZuX2VxdWFsIjoiIiwiaWNvbl9jbGFzcyI6IiIsImljb25fc2l6ZSI6IiIsImljb25fY29sb3IiOiIiLCJ0ZXJtcyI6IiJ9LHsiYnNfY2xhc3NfaWQiOiIxMiIsIm5hbWUiOiJlbWFpbCIsImxhYmVsIjoiIiwicGxhY2Vob2xkZXIiOiJFbWFpbCIsInZhbHVlIjoiIiwidmFsdWVfcHJlc2V0IjoiIiwiaHRtbCI6ImVtYWlsIiwibWFuZGF0b3J5IjoiMSIsIm1pbl9zaXplIjoiIiwibWF4X3NpemUiOiIiLCJhZGRfY2xhc3NlcyI6IiIsImFkZF9zdHlsZXMiOiIiLCJhZGRfYXR0ciI6IiIsInZuX29ubHlfbnVtYmVyIjoiMCIsInZuX29ubHlfbGV0dGVycyI6IjAiLCJ2bl9wYXR0ZXJuIjoiMCIsInZuX2VxdWFsIjoiIiwiaWNvbl9jbGFzcyI6IiIsImljb25fc2l6ZSI6IiIsImljb25fY29sb3IiOiIiLCJ0ZXJtcyI6IiJ9LHsiYnNfY2xhc3NfaWQiOiIxMiIsIm5hbWUiOiJtZXNzYWdlIiwibGFiZWwiOiIiLCJwbGFjZWhvbGRlciI6Ik1lbnNhamUiLCJ2YWx1ZSI6IiIsInZhbHVlX3ByZXNldCI6IiIsImh0bWwiOiJ0ZXh0YXJlYSIsIm1hbmRhdG9yeSI6IjEiLCJtaW5fc2l6ZSI6IiIsIm1heF9zaXplIjoiIiwiYWRkX2NsYXNzZXMiOiIiLCJhZGRfc3R5bGVzIjoiIiwiYWRkX2F0dHIiOiIiLCJ2bl9vbmx5X251bWJlciI6IjAiLCJ2bl9vbmx5X2xldHRlcnMiOiIwIiwidm5fcGF0dGVybiI6IjAiLCJ2bl9lcXVhbCI6IiIsImljb25fY2xhc3MiOiIiLCJpY29uX3NpemUiOiIiLCJpY29uX2NvbG9yIjoiIiwidGVybXMiOiIifSx7ImJzX2NsYXNzX2lkIjoiMTIiLCJuYW1lIjoic2VuZCIsImxhYmVsIjoiRW52aWFyIiwiaHRtbCI6InN1Ym1pdCIsImFkZF9jbGFzc2VzIjoiIiwiYWRkX3N0eWxlcyI6IiIsImFkZF9hdHRyIjoiIiwiaWNvbl9jbGFzcyI6IiIsImljb25fc2l6ZSI6IiIsImljb25fY29sb3IiOiIiLCJ0ZXJtcyI6IiJ9XSwib3B0c19hdHRycyI6eyJiZ19udW1iZXIiOiI0In19LCJpbWdfcHJldmlldyI6InNpbXBsZS13aGl0ZS5wbmciLCJ2aWV3cyI6IjUxNjgiLCJ1bmlxdWVfdmlld3MiOiIzOTQ4IiwiYWN0aW9ucyI6IjU2Iiwic29ydF9vcmRlciI6IjQiLCJpc19wcm8iOiIwIiwiYWJfaWQiOiIwIiwiZGF0ZV9jcmVhdGVkIjoiMjAxNi0wNS0wMyAxNTowMTowMyIsImltZ19wcmV2aWV3X3VybCI6Imh0dHBzOlwvXC9zdXBzeXN0aWMtNDJkNy5reGNkbi5jb21cL19hc3NldHNcL2Zvcm1zXC9pbWdcL3ByZXZpZXdcL3NpbXBsZS13aGl0ZS5wbmciLCJ2aWV3X2lkIjoiMTFfNTQ5OTk3Iiwidmlld19odG1sX2lkIjoiY3NwRm9ybVNoZWxsXzExXzU0OTk5NyIsImNvbm5lY3RfaGFzaCI6ImRiOTljNDM4M2I4ZThmNWFiYzkwNjIwMmUwYmUxMWUyIn0=

Todo sobre las cerraduras de sobreponer

Todo sobre las cerraduras de sobreponer

En el mercado de la cerrajería existen infinitos tipos de cerraduras, y su uso depende del tipo de puerta y el grado de seguridad que se requiera. Las cerraduras de sobreponer son todas aquellas que se instalan sin causar ningún tipo de daño en la puerta.

Estas cerraduras, en el estricto sentido de la palabra, son superpuestas en una puerta o portón, a diferencia de las embutidas que suelen ir incrustadas en el canto de puertas principales.

Este tipo de cerradura se caracteriza por la gran seguridad que ofrece; aporta una resistencia considerable frente a los tradicionales métodos de asalto.

Los usuarios prefieren este tipo de cerradura porque ofrece mayor seguridad, ya que son más visibles que el resto de las cerraduras disponibles en el mercado, y las mismas son instaladas en la parte interior de la puerta.

Otra ventaja que aporta este tipo de cerradura es que su instalación es bastante sencilla comparada con el resto de cerraduras tradicionales, incluyendo que el tiempo que se requiere para montarla, el cual se reduce a la mitad.

Tipos de cerradura de sobreponer

Es necesario conocer los tipos de cerraduras superpuestas existentes en el mercado, para que de esta forma puedas escoger estos mecanismos sin ninguna dificultad, de modo que se adapte a tus necesidades.

Cerradura de sobreponer monopunto

Las cerraduras de sobreponer monopunto son aquellas que cuentan con solo un punto de ajuste en el cerrajero lateral. Este modelo de cerradura es tradicional, y se instala desde la parte interior de del inmueble, lo que proporciona una considerable seguridad.

Cerradura de sobreponer multipunto

Este tipo de cerraduras de sobreponer se caracteriza por contar con al menos tres puntos de ajuste, los cuales se bloquean en forma simultánea de acuerdo al giro de la llave.

Sin embargo, eso no es todo, ya que además también disponen de palancas robustas, las cuales evitan que el dispositivo pueda ser forzado por parte de los malhechores.

Por otra parte, estas cerraduras cuentan con bombines que las vuelven resistentes frente a los distintos métodos de robo, tal y como sucede con el método bumping.

Nivel de seguridad de estas cerraduras

Nivel se seguridad de estas cerraduras

Una de las dudas que surgen antes de comprar una cerradura, es sobre si realmente son seguras. Esta es una pregunta totalmente legítima, ya que después de todo, lo que buscamos es asegurar nuestro inmueble, y no queremos un producto deficiente.

Ahora bien, mientras mayor sea el número de puntos de la cerradura, mayor seguridad proporcionará esta. De esta forma, los cerrojos multipunto se constituyen como un modelo ideal.

¿Qué precio tiene una cerradura de sobreponer?

Uno de los factores que mayormente influyen en nuestra decisión de comprar un producto, es el coste del mismo; el presupuesto es un factor determinante que no debemos ignorar.

Sin embargo, cuando se habla de precios, esto se torna relativo, ya que el valor monetario de una cerradura de sobreponer varía de acuerdo a la marca y al sitio donde se compre.

No obstante, siempre se puede dar un estimado. Una cerradura monopunto se puede adquirir por aproximadamente 30 euros. Por otro lado, un modelo multipunto por ser de naturaleza más costosa, el precio puede oscilar entre los 100 euros.

¿Qué hacer antes de instalar estas cerraduras?

Es necesario tener a la mano todas las herramientas para la instalación de estas cerraduras, teniendo en cuenta la paciencia y destreza a la hora de incorporar cualquier dispositivo.

Entre las herramientas más conocidas tenemos los destornilladores, mechas para taladro, cinta métrica, aceite lubricante, lima, lápiz, martillo, cincel, taladro y escuadra, considerando las herramientas de acuerdo al material de la puerta.

El usuario debe tener presente, antes de comprar una cerradura de sobreponer, que es indispensable conocer la distancia entre el centro del cilindro y la placa en que se extiende el pestillo, denominada entrada.

El conocimiento de estas medidas es fundamental si buscas que la cerradura funcione bien en la puerta. En caso de querer reemplazar la cerradura, solo tienes que observar que ya la tienes instalada, y el proceso de instalación será mucho más sencillo.

Pasos para instalar una cerradura de sobreponer

Pasos para instalar una cerradura de sobreponer

Contrario a lo que normalmente se piensa, la instalación de las cerraduras de sobreponer no supone un gran esfuerzo y está lejos de considerarse compleja.

Teniendo todas las herramientas requeridas a la mano, de acuerdo al material de la puerta; lo primero que debes considerar es el sentido de apertura de la cerradura, si es de izquierda o de derecha.

Ahora bien, la cerradura que compraste viene con una plantilla que es esencial para la instalación del producto. Esta se usa para marcar el punto de la puerta donde se colocará la manilla de la cerradura.

De acuerdo a normas internacionales, la manilla debería estar ubicada a una distancia de 105 centímetros en referencia al suelo.

Marca la distancia desde el piso hasta donde se colocará la manilla (105 cm) con el metro. Una vez marcado el punto, ubica la plantilla de la cerradura.

Posiciona la cerradura en la puerta, sujetándola con cinta adhesiva para evitar que se mueva. Posteriormente marca de inmediato los puntos utilizando el punzón.

Luego identifica los soportes que van a sujetar la armadura de la cerradura, y señala la distancia por donde pasará la llave, según el modelo de cerradura de sobreponer que adquiriste en la tienda. 

El paso que sigue, es colocar la mecha en el taladro, que tenga el diámetro de la parte superior del bombín, y a continuación abres un agujero. Realiza otro agujero de mayor tamaño, correspondiente a la parte inferior del bombín.

Para hacer el agujero en el que va a pasar el bombín, debes utilizar una lija de papel que elimine los filos dejados por la mecha del taladro, y termina de dar forma al agujero procurando no realizar ningún daño al material de la puerta.

Esta lija de papel o lima para madera sirven de igual manera para ser utilizadas en los bordes de la puerta, con la finalidad de lograr un acabado perfecto.

El siguiente paso es colocar el cuerpo de la cerradura a la puerta, sujetándola con sus respectivos tornillos para luego instalar la manilla. Es importante verificar que la cerradura tenga todas sus piezas completas.

Luego lleva la puerta hasta el marco y verifica a que altura del mismo termina llegando el resbalón. Realiza la marca con el punzón del punto en el marco donde llega.

Fija el cerradero en el marco, asegurándote del buen funcionamiento del dispositivo, por ejemplo, que abra y cierre sin ninguna dificultad.

Finaliza la instalación de la cerradura de sobreponer, colocando todas las piezas faltantes, teniendo cuidado de preservar el buen estado de la cerradura.

error: Content is protected !!