¿Necesitas un cerrajero de urgencia?

¡Contrátanos, somos profesionales!

Estamos Ubicados En Calle La Exaltación de Baco, bloque 5, Sevilla.

¿Tienes alguna duda o consulta sobre nuestros servicios?

¡Escríbenos, te contactaremos a la brevedad!

eyJpZCI6IjExIiwibGFiZWwiOiJmb3JtdWxhcmlvIiwiYWN0aXZlIjoiMSIsIm9yaWdpbmFsX2lkIjoiNCIsInVuaXF1ZV9pZCI6InZibjIzYSIsInBhcmFtcyI6eyJlbmFibGVGb3JNZW1iZXJzaGlwIjoiMCIsInRwbCI6eyJ3aWR0aCI6IjEwMCIsIndpZHRoX21lYXN1cmUiOiIlIiwiYmdfdHlwZV8wIjoibm9uZSIsImJnX2ltZ18wIjoiIiwiYmdfY29sb3JfMCI6IiNjZGNkY2QiLCJiZ190eXBlXzEiOiJjb2xvciIsImJnX2ltZ18xIjoiIiwiYmdfY29sb3JfMSI6IiNjZGNkY2QiLCJiZ190eXBlXzIiOiJjb2xvciIsImJnX2ltZ18yIjoiIiwiYmdfY29sb3JfMiI6IiMyZDVjODgiLCJiZ190eXBlXzMiOiJjb2xvciIsImJnX2ltZ18zIjoiIiwiYmdfY29sb3JfMyI6IiNmZjgwN2MiLCJmaWVsZF9lcnJvcl9pbnZhbGlkIjoiIiwiZm9ybV9zZW50X21zZyI6IlRoYW5rIHlvdSBmb3IgY29udGFjdGluZyB1cyEiLCJmb3JtX3NlbnRfbXNnX2NvbG9yIjoiIzRhZThlYSIsImhpZGVfb25fc3VibWl0IjoiMSIsInJlZGlyZWN0X29uX3N1Ym1pdCI6IiIsInRlc3RfZW1haWwiOiJvc3dhbGRvY292YWNvdmFAZ21haWwuY29tIiwic2F2ZV9jb250YWN0cyI6IjEiLCJleHBfZGVsaW0iOiI7IiwiZmJfY29udmVydF9iYXNlIjoiIiwiZmllbGRfd3JhcHBlciI6IjxkaXYgW2ZpZWxkX3NoZWxsX2NsYXNzZXNdIFtmaWVsZF9zaGVsbF9zdHlsZXNdPltmaWVsZF08XC9kaXY+In0sImZpZWxkcyI6W3siYnNfY2xhc3NfaWQiOiIxMiIsIm5hbWUiOiJmaXJzdF9uYW1lIiwibGFiZWwiOiIiLCJwbGFjZWhvbGRlciI6Ik5vbWJyZSIsInZhbHVlIjoiIiwidmFsdWVfcHJlc2V0IjoiIiwiaHRtbCI6InRleHQiLCJtYW5kYXRvcnkiOiIxIiwibWluX3NpemUiOiIiLCJtYXhfc2l6ZSI6IiIsImFkZF9jbGFzc2VzIjoiIiwiYWRkX3N0eWxlcyI6IiIsImFkZF9hdHRyIjoiIiwidm5fb25seV9udW1iZXIiOiIwIiwidm5fb25seV9sZXR0ZXJzIjoiMCIsInZuX3BhdHRlcm4iOiIwIiwidm5fZXF1YWwiOiIiLCJpY29uX2NsYXNzIjoiIiwiaWNvbl9zaXplIjoiIiwiaWNvbl9jb2xvciI6IiIsInRlcm1zIjoiIn0seyJic19jbGFzc19pZCI6IjEyIiwibmFtZSI6InRlbCIsImxhYmVsIjoiIiwicGxhY2Vob2xkZXIiOiJUZWxcdTAwZTlmb25vIiwidmFsdWUiOiIiLCJ2YWx1ZV9wcmVzZXQiOiIiLCJodG1sIjoidGV4dCIsIm1hbmRhdG9yeSI6IjEiLCJtaW5fc2l6ZSI6IiIsIm1heF9zaXplIjoiIiwiYWRkX2NsYXNzZXMiOiIiLCJhZGRfc3R5bGVzIjoiIiwiYWRkX2F0dHIiOiIiLCJ2bl9vbmx5X251bWJlciI6IjAiLCJ2bl9vbmx5X2xldHRlcnMiOiIwIiwidm5fcGF0dGVybiI6IiIsInZuX2VxdWFsIjoiIiwiaWNvbl9jbGFzcyI6IiIsImljb25fc2l6ZSI6IiIsImljb25fY29sb3IiOiIiLCJ0ZXJtcyI6IiJ9LHsiYnNfY2xhc3NfaWQiOiIxMiIsIm5hbWUiOiJlbWFpbCIsImxhYmVsIjoiIiwicGxhY2Vob2xkZXIiOiJFbWFpbCIsInZhbHVlIjoiIiwidmFsdWVfcHJlc2V0IjoiIiwiaHRtbCI6ImVtYWlsIiwibWFuZGF0b3J5IjoiMSIsIm1pbl9zaXplIjoiIiwibWF4X3NpemUiOiIiLCJhZGRfY2xhc3NlcyI6IiIsImFkZF9zdHlsZXMiOiIiLCJhZGRfYXR0ciI6IiIsInZuX29ubHlfbnVtYmVyIjoiMCIsInZuX29ubHlfbGV0dGVycyI6IjAiLCJ2bl9wYXR0ZXJuIjoiMCIsInZuX2VxdWFsIjoiIiwiaWNvbl9jbGFzcyI6IiIsImljb25fc2l6ZSI6IiIsImljb25fY29sb3IiOiIiLCJ0ZXJtcyI6IiJ9LHsiYnNfY2xhc3NfaWQiOiIxMiIsIm5hbWUiOiJtZXNzYWdlIiwibGFiZWwiOiIiLCJwbGFjZWhvbGRlciI6Ik1lbnNhamUiLCJ2YWx1ZSI6IiIsInZhbHVlX3ByZXNldCI6IiIsImh0bWwiOiJ0ZXh0YXJlYSIsIm1hbmRhdG9yeSI6IjEiLCJtaW5fc2l6ZSI6IiIsIm1heF9zaXplIjoiIiwiYWRkX2NsYXNzZXMiOiIiLCJhZGRfc3R5bGVzIjoiIiwiYWRkX2F0dHIiOiIiLCJ2bl9vbmx5X251bWJlciI6IjAiLCJ2bl9vbmx5X2xldHRlcnMiOiIwIiwidm5fcGF0dGVybiI6IjAiLCJ2bl9lcXVhbCI6IiIsImljb25fY2xhc3MiOiIiLCJpY29uX3NpemUiOiIiLCJpY29uX2NvbG9yIjoiIiwidGVybXMiOiIifSx7ImJzX2NsYXNzX2lkIjoiMTIiLCJuYW1lIjoic2VuZCIsImxhYmVsIjoiRW52aWFyIiwiaHRtbCI6InN1Ym1pdCIsImFkZF9jbGFzc2VzIjoiIiwiYWRkX3N0eWxlcyI6IiIsImFkZF9hdHRyIjoiIiwiaWNvbl9jbGFzcyI6IiIsImljb25fc2l6ZSI6IiIsImljb25fY29sb3IiOiIiLCJ0ZXJtcyI6IiJ9XSwib3B0c19hdHRycyI6eyJiZ19udW1iZXIiOiI0In19LCJpbWdfcHJldmlldyI6InNpbXBsZS13aGl0ZS5wbmciLCJ2aWV3cyI6IjE0OTQiLCJ1bmlxdWVfdmlld3MiOiIxMDE2IiwiYWN0aW9ucyI6IjMiLCJzb3J0X29yZGVyIjoiNCIsImlzX3BybyI6IjAiLCJhYl9pZCI6IjAiLCJkYXRlX2NyZWF0ZWQiOiIyMDE2LTA1LTAzIDE1OjAxOjAzIiwiaW1nX3ByZXZpZXdfdXJsIjoiaHR0cHM6XC9cL3N1cHN5c3RpYy00MmQ3Lmt4Y2RuLmNvbVwvX2Fzc2V0c1wvZm9ybXNcL2ltZ1wvcHJldmlld1wvc2ltcGxlLXdoaXRlLnBuZyIsInZpZXdfaWQiOiIxMV82MTg2NjYiLCJ2aWV3X2h0bWxfaWQiOiJjc3BGb3JtU2hlbGxfMTFfNjE4NjY2IiwiY29ubmVjdF9oYXNoIjoiMmU2NGI2NjYxYjRjOGI3MGY3NDRlYjQxNjQ4NTI4YjIifQ==

Todo sobre los cerrojos

Todo sobre los cerrojos

En el ámbito de la seguridad, sobre todo cuando hablamos de cerraduras, lo intrincado de sus mecanismos puede agobiar un poco a quienes no sepan. Claro que, esto no tiene que cumplirse siempre, ya que las cerraduras son cerrojos con elementos extra.

Lo cierto es que los cerrojos son una forma de cierre antiquísima, y hacen posible el cierre de puertas, ventanas y demás canales desde adentro o afuera de un espacio. A pesar de que los cerrojos varían en diseño, todos funcionan igual.

Por supuesto que cerrojos y cerraduras no son lo mismo, pese a que las palabras suenen similares. Antes de elegir un mecanismo de seguridad cualquiera para los accesos, es importante que sepas un poco más sobre los cerrojos. ¿Te animas?

¿Cómo funciona un cerrojo?

Los cerrojos funcionan colocando una pieza, que generalmente se encuentra fabricada en un metal endurecido, entre el marco y la puerta, evitando de esta forma la apertura de esta última. Los cerrojos más comunes son los de tipo deslizante.

En estos cerrojos, es un pestillo metálico el que se encuentra atrapado en una chapa metálica y que a su vez se desliza hasta cuadrar con otra chapa. Cuando se une el marco con la puerta, a ésta se le impide el movimiento desde su posición inicial.

Esto ocurre a menos que el cerrojo sea retirado, es decir, que se deslice en sentido contrario. De esta manera los cerrojos deslizantes más sencillos disponen de tres componentes principales; dos chapas de metal que se sujetan al marco y la puerta en forma respectiva, y el pestillo.

El surgimiento de nuevas tecnologías hizo posible que apareciesen dispositivos más complejos. En caso de estudiarlas detenidamente, veremos que cada tipo de cerradura moderna usa una variante de estos sistemas deslizantes para bloquear puertas y ventanas.

Tipos de cerrojos

Tipos de cerrojos

Los cerrojos son muy diversos, y pueden ser desde simples pestillos aplanados de metal u otros materiales de una sola pieza, similares a los que se usan para cerrar cajas de herramientas, hasta cierres con varios puntos de anclaje utilizados para cerrar puertas más pesadas.

Existen otra clase de cerrojos en los que se puede confiar, aparte de los de tipo deslizante para bloquearse. Algunos de los tipos más comunes son los que te mostraremos en la próxima sección:

Cerrojos simples de pestillo

Son los cerrojos más sencillos de manejar e instalar. Constan de un pestillo metálico, cilíndrico o rectangular que se engarza entre dos piezas que se atornillan al marco y a la puerta.

En muchos de los escenarios, los usuarios no requieren de la ayuda de un cerrajero para instalarlos. De hecho, se trata de una instalación que no requiere de la apertura de ningún agujero que atraviese la puerta, pues se incorporan netamente en la superficie.

Presentan el inconveniente de que solo abren y cierran desde un solo lado de la puerta. Y es que el hecho de que tengan una acción mecánica tan simple, solo los hace idóneos para ser un elemento complementario a las cerraduras principales y otros cerrojos.

Cerrojos de embutir

En el caso de los cerrojos embutidos, éstos suelen instalarse en el interior de la puerta, de modo que se requiera de una instalación cuidadosa, por lo que podrías necesitar de la presencia de un cerrajero para colocarlo en tu puerta.

Sobre la puerta se pone una perilla que, al momento de ser girada hace que una barra metálica se introduzca en el marco de la puerta, insertándola en su sitio. Dependiendo de su propósito, se pueden accionar en uno o en ambos lados de la puerta.

La aplicación más común de estos cerrojos sería la de complementar el bloqueo de puertas principales, o donde se requiera abrir o cerrar puertas sin necesidad de llaves.

Cerrojos de gancho

Los cerrojos de gancho no necesitan cerrojos deslizantes sino un gancho que encaje dentro de otra pieza metálica. De esta manera el gancho se sujeta firmemente, por lo que son más difíciles de desbloquearse que otras modalidades de cerrojos de pestillo deslizante más simples.

Son bastante comunes de verse, especialmente en puertas de gabinetes y en portales que se instalan en embarcaciones.

Cerrojos giratorios

Son cerrojos que se suelen ver en puertas de todo tipo de embarcaciones acuáticas. En estos se evidencia una pieza metálica que se monta sobre una bisagra, la cual tiene un orificio que permite que un aro le atraviese cuando se encuentre cerrada.

Muchos de los cerrojos de este tipo utilizan este aro para permitir el cierre con candado.

Cerrojos de seguridad

Los cerrojos de seguridad son la fusión de un cerrojo con una cerradura de bombín tradicional. Son un añadido de importancia en la seguridad de una puerta, ya que son resistentes a varias técnicas de robo comunes en la actualidad.

En la parte interior parece un cerrojo de pestillo optimizado. Sin embargo, en la parte exterior se ve como una cerradura con llave de aspecto tradicional. El giro de la llave permite desbloquear el pestillo para luego deslizarse y cerrar la puerta.

Pueden ser operados desde la parte interna sin necesidad de llaves, proporcionando conveniencia y comodidad sin dejar de lado la seguridad.

¿Debo instalar un cerrojo o una cerradura?

Esta es una de las preguntas más comunes que hacen los usuarios a los cerrajeros. No obstante, no se puede responder con exactitud. Y es que existen varios modelos de estos dispositivos que proporcionan el nivel de seguridad deseado.

Hoy en día, con motivo de la amplia oferta en cerrojos y precios asequibles, se recomienda la instalación de cerrojos de seguridad al mismo tiempo que las cerraduras tradicionales en las puertas externas. Ambos tipos de mecanismos hacen un trabajo excepcional en cuestiones de seguridad.

En el caso de las puertas interiores, sobre todo las de habitaciones, se pueden instalar cerrojos de seguro a manera de complemento de las cerraduras de perilla. Es así como tendrás protección adicional cuando descanses o si buscas algo de privacidad.

¿Por qué invertir en un cerrojo?

¿Por qué invertir en un cerrojo?

Aunque cuentan con un diseño bastante simple, los cerrojos con una inversión en seguridad que es bastante rentable en relación a decidirse por cerraduras adicionales. Su precio y costes de instalación son menores que los de ciertas cerraduras que puedan tener el mismo tipo de seguridad.

En el momento que una cerradura falla o es deshabilitada por parte de malhechores, muchos cerrojos pueden frustrar incluso al ladrón más hábil. Esto ocurre particularmente cuando la presencia de los cerrojos no se nota desde el exterior.

Cuando se complementa la seguridad de las cerraduras por precios más bajos, los cerrojos de buena calidad incrementan la seguridad en tu hogar, influyendo de forma positiva en la tranquilidad de quienes habitan la vivienda.

error: Content is protected !!